Trabajadoras de una fábrica empaquetan mantecados/ Imagen: PACO PUENTES.

Javier Collado

Dobuss

Con motivo del próximo 22 de febrero, Día Internacional de la Igualdad Salarial, CSIF Córdoba ha dado hoy una «voz de alarma» para denunciar que la brecha salarial «es hoy una realidad latente y extendida en nuestro país y en nuestra provincia y que las medidas para atajar esta discriminación deben asentarse sobre una premisa básica: A igual trabajo, igual salario». Así lo han comunicado a través de una nota de prensa, en la que han presentado datos que reflejan que el salario bruto medio anual de las trabajadoras en la provincia se sitúa los 12.617 euros, mientras que el de los varones se coloca en los 16.244 euros, habiendo una una diferencia entre ambos que alcanza los 3.627 euros.

La responsable de Igualdad de CSIF Córdoba, Eva Vázquez, señala que «no debemos olvidar que el principal peso de las responsabilidades familiares sigue recayendo en las mujeres, que son las que asumen principalmente los permisos no retribuidos, excedencias o reducciones de jornada y que todo ello incide a corto plazo en la diferencia salarial y, a largo plazo, en su jubilación».

Por todo ello, CSIF exige «un cambio en el escenario laboral». «No nos vamos a conformar y alzaremos nuestra voz para reclamar la igualdad de oportunidades y que se combata la brecha salarial de una manera efectiva y con medidas realistas sobre la mesa», recalca la representante sindical, añadiendo que «apostamos por fomentar la igualdad desde la educación; flexibilizar el teletrabajo y facilitar el acceso a guarderías en el entorno laboral; definir los puestos de trabajo según competencias técnicas; acabar con estructuras de plantilla y definición de puestos de trabajo anticuadas; fomentar las medidas que favorezcan la conciliación y reclamar un mayor impulso legislativo».

Desde CSIF se pide el cumplimiento de la Ley 3/2007 para la «igualdad de efectiva» de mujeres y hombres y el Real Decreto-ley 6/2019, de 1 de marzo, de medidas urgentes para «garantía de la igualdad de trato y de oportunidades entre mujeres y hombres en el empleo y la ocupación, con respecto a la obligatoriedad de empresas y Administraciones públicas de negociar e implementar un Plan de Igualdad, incluyendo la auditoría salarial entre mujeres y hombres». Asimismo, la central sindical reclama la incorporación de la perspectiva de género en las negociaciones de los convenios colectivos, «prestando especial atención a las retribuciones» y «exigimos remuneraciones iguales para el mismo trabajo, además de mejorar la representación de la mujer en los puestos de responsabilidad, fomentar la corresponsabilidad para que la conciliación sea compartida entre hombres y mujeres y trabajar en una mayor sensibilización formación en género, sobre todo en personal que desempeña puestos de responsabilidad y/o recursos humanos tanto en el sector privado como en el público», han concluido.