María Luis Gómez Calero, a la izquierda, en una rueda de prensa.- Archivo

Javier Collado

Dobuss

La hasta hoy gerente del Instituto Municipal de Deportes de Córdoba (Imdeco), María Luisa Gómez Calero, ha renunciado al cargo este miércoles con carácter irrevocable tras los últimos acontecimientos vividos en el ente y las «presiones» que entiende está sufriendo por parte de la Presidencia del organismo.

En un escrito firmado por Gómez Calero y consultado por Europa Press, abunda en dichas presiones para realizar ciertas actuaciones «que según mi criterio no se corresponden con los principios que cualquier persona que rige una entidad pública debe tener, ya que podrían rozar la ilegalidad».

«Entre otros», señala la ya exgerente, apunta a la designación de un técnico de forma «arbitraria» y saltándose lo establecido en el convenio colectivo y la alteración del cauce reglamentario para un expediente de contratación al objeto de modificar las condiciones y ajustarlas a un perfil en concreto.

«Debido a estos hechos mencionados, me es imposible continuar con mi cargo, ya que por ética personal y profesional no estoy dispuesta a realizar dichas acciones», manifiesta Gómez Calero, que asegura haber concentrado sus esfuerzos en «ir poco a poco desatascando todo el colapso existente en el Imdeco, con la prioridad de poder contratar el personal necesario para poder recuperar la normalidad en dicho organismo autónomo».

Finaliza agradeciendo la colaboración de los trabajadores y el tejido deportivo cordobés, así como a la agrupación de Ciudadanos Córdoba y al resto de afiliados. «Seguiré arrimando el hombro para el proyecto de Ciudadanos que tenemos en común, por el bien y el interés general de la sociedad cordobesa», concluye.