Isabel Albás, Rogelio Velasco, Juan Marín y José María Bellido, en la presentación de la segunda fase del Palacio de Congresos.- Córdoba Digital

Javier Collado

Dobuss

El Palacio de Congresos de Córdoba ha acogido en la mañana de hoy la presentación oficial de la segunda fase del edificio. Una presentación que ha contado con la presencia del vicepresidente de la Junta de Andalucía y consejero de Turismo, Juan Marín, y del consejero de Economía, Rogelio Velasco, además de otras muchas autoridades. En este acto se ha anunciado que las obras comenzarán el próximo mes de febrero y que se prolongarán hasta el mes de octubre de 2021.

Según el alcalde de la ciudad, José María Bellido, quien ha intervenido en primer lugar, se pone fin a un «suplicio y laberinto administrativo para ver el Palacio al 100%», que ha durado 7 años y en los que, según el edil, «Córdoba ha perdido demasiadas oportunidades». Del mismo modo, Bellido ha querido resaltar que «la ciudad por fin va a poder disfrutar de una oferta congresual completa», haciendo referencia a la licitación del Centro de Ferias y Convenciones del Parque Joyero, calificándolo de «espacio complementario» al edificio de Torrijos. Todo ello, «con un solo objetivo, que Córdoba sea una capital nacional en el mundo de los congresos».

Por su parte, el consejero de Economía de la Junta, ha querido resaltar que «ahora es el sector privado, el del turismo, el que tiene que impulsar este espacio». Del mismo modo, Velasco ha destacado el «compromiso» por parte de la administración autonómica con esta reforma, para la que «hemos comprometido 11,5 millones de euros, de los cuales 5,6 se corresponden con esta obra de ampliación, siendo ya consignados en los presupuestos de 2020 1,6 millones». También, el consejero ha querido «agradecer la sensatez» de Construcor al «aceptar que se le asigne la obra a Tragsa».

En cuanto al proyecto de la fase 2, según la empresa que acometerá las obras, Grupo Tragsa, su objeto ha sido «dotar al Palacio de todo lo que tendría si fuera de nueva construcción», para lo que se eliminarán las barreras arquitectónicas, mejorará la accesibilidad, así como la renovación de las cubiertas y refuerzos de la estructura del edificio para garantizar la seguridad de este. Del mismo modo, este proyecto abarcará la modernización de las instalaciones, «verificando que lo que aporten sea flexibilidad y polivalencia». En resumen, «dar a la ciudad de Córdoba un palacio de congresos del siglo XXI, pero en un edificio del siglo XVI», han concluido desde Tragsa.

En último lugar, ha tomado la palabra el vicepresidente de la Junta de Andalucía, quien ha reconocido que «conocíamos las dificultades del proyecto y la necesidad de aportar presupuesto por nuestra parte para llevar a cabo una intervención que ponga en valor el edificio». Para Marín, este proyecto supone «una gran oportunidad para Córdoba», ya que el turismo de congresos «ayuda a desestacionalizar, a romper la masificación de algunas épocas del año y a ofrecer resultados», destacando que «este perfil de turista suele tener un gasto medio más elevado que le vacacional».

Del mismo modo, Marín ha querido resaltar que «una intervención de esta magnitud va a provocar molestias», por lo que «habrá que encontrar un punto de unión para contrarrestar esa situación». Así, el vicepresidente ha concluido pidiendo que las instituciones «vayamos de la mano en un proyecto que recupere parte de la historia de esta ciudad y que da una nueva oportunidad de poner en valor su patrimonio, a las empresas y a las oportunidades que necesitamos para el futuro».

Para finalizar, todas las autoridades y representantes empresariales de la ciudad han acompañado al vicepresidente de la Junta por una visita a las salas y espacios que forman parte de la segunda fase de reforma del Palacio de Congresos de Córdoba.