Pocrid posa con algunas de las modelos en el desfile del pasado 18 de enero-. @andrew.pocrid

Javier Collado

Dobuss

Andrew Pocrid es la firma creada por el joven cordobés Andrés Pozuelo, un apasionado de la moda desde su infancia. Pocrid estudió Diseño de Moda en el Instituto Marangoni (Milán), donde realizó sus primeros diseños de moda flamenca. Cuando regresó, inició su carrera profesional en la moda del sur y entró como un soplo de aire fresco en SIMOF. Siempre se ha caracterizado por tener mucha repercusión en las redes sociales desde sus comienzos. Sus diseños son sofisticados, con materiales de primera calidad y un patronaje que busca realzar la figura de la mujer, destacando la elegancia y sensualidad.

Por ello, el pasado 18 de enero tuvo lugar en la Hacienda S’cultura el desfile del diseñador Andrew Pocrid, en el que mostraba la primera colección que presentaba en la capital, bajo el título Pocrid Power. Durante cuatro años consecutivos, el diseñador hizo gala de sus creaciones en el Salón Internacional de Moda Flamenca (SIMOF), sin embargo el sábado tuvo la oportunidad de hacerlo en su tierra. A dicho desfile acudieron unos 500 invitados entre los que destacaron el torero Victor Puerto, Arantxa del Sol, Raquel Revuelta, Nani Gaitán y la influencer Carla Hinojosa. Por otro lado, dos de las modelos que han participado en el evento han sido Ana Moya y Noelia Margotón.

La flamenca que plantea Pocrid es una mujer de vanguardia, sofisticada, con fuerza y personalidad. Este se caracteriza por incluir pinceladas Pret-à-porter en sus diseños para el Real de la Feria. Su imaginación no tiene límites y utiliza tejidos, estampados y aplicaciones inusuales en la moda flamenca; con esta mezcla de elementos consigue un sello de distinción que lo diferencian de los demás.

La firma tiene un gran interés por «reflejar y concienciar que la belleza y la moda no se ajustan a ninguna edad concreta, aunque la moda, a veces, se asocia con juventud» ha declarado Pocrid. Esta colección está compuesta por 32 diseños donde destaca el color y la feminidad, con influencias de los años 70. Los tejidos utilizados son vaporosos, como organzas estampadas, pailletes o tules, junto con tejidos elásticos que aportan comodidad. Al mismo tiempo, los complementos realizados junto con la firma Talhara son pendientes que hacen alusión a los 70.