Voluntariado Cruz Roja.- Cruz Roja de Córdoba

Javier Collado

Dobuss

Más de 150 familias cordobesas recibieron el pasado año el apoyo de Cruz Roja para hacer frente al pago de una o varias facturas de suministros básicos en sus hogares como la luz, el gas o el agua, así lo ha informado la institución sanitaria a través de una nota.

No en vano, apuntan desde Cruz Roja, «siguen siendo muchas las personas atendidas por la institución humanitaria que se enfrentan este invierno a la pobreza energética, es decir, que no pueden satisfacer una cantidad mínima de servicios de energía para cubrir sus necesidades básicas, como mantener la vivienda en unas condiciones de climatización adecuadas para la salud (18º a 20º C en invierno y 25º C en verano)».

Para hacer frente a esta situación, la institución humanitaria desarrolla diversos programas de emergencia social que se dirigen a la cobertura de las necesidades básicas y al apoyo a las familias para afrontar las situaciones más graves a las que se ven sometidas.

Entre dichas acciones se encuentra el pago de suministros básicos del hogar, como la luz, el agua o el gas. Así, la entidad –con financiación de la Consejería de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación de la Junta y fondos propios- ofreció ese apoyo durante el pasado año a un total de 159 familias de la provincia de Córdoba, de las cuales 102 recibieron ayudas para abonar recibos de luz (160 pagos), 8 para facturas de gas (8 pagos) y 49 para facturas de agua (71 pagos).

«Y son muchas las que requerirán también este año de dicho apoyo, si nos atenemos a datos como los que reflejaba uno de los últimos Boletines sobre Vulnerabilidad de Cruz Roja, según el cual más de la mitad de las familias atendidas por la institución humanitaria ha de elegir cada día entre comer adecuadamente o calentar su hogar», apuntan.

Además, en dicho boletín queda constancia de que el 37% de esas personas «pasa frío en su casa» durante el invierno; el 56% reconoce que los problemas de vivienda y la pobreza energética tienen consecuencias en su salud, como enfermedades respiratorias, reumatismo o artrosis; el 35% no invita a nadie a su casa por este motivo; y para más del 28% afecta al rendimiento escolar y la asistencia al colegio de sus hijos e hijas.
Las 239 ayudas para hacer pago a facturas de luz, agua y gas antes mencionadas se enmarcan dentro del proyecto ‘Intervención con personas en situación de extrema vulnerabilidad: del riesgo social a la integración’, que incluye también el apoyo de la entidad para otros conceptos tales como alimentación, alquiler, higiene, productos farmacéuticos, óptica o asistencia bucodental.

«Estamos preocupados por la cronificación de los casos de personas y, por ende, de unidades familiares, que se vieron inmersas en una situación de vulnerabilidad socioeconómica con la irrupción de la crisis y a quienes, todavía hoy, les está costando volver a incorporarse al mercado laboral para obtener sus propios rendimientos», explica Ángel Córdoba, responsable provincial del Programa de Extrema Vulnerabilidad de Cruz Roja.

«Esto implica que no pueden sufragar gastos para cubrir necesidades básicas como el pago de los recibos de la luz, derivando de este modo a la denominada pobreza energética, donde una familia no puede acondicionar su hogar para las inclemencias del tiempo», concluye Córdoba.