Javier Collado

Dobuss

A lo largo de mi vida me enseñaron (y seguro que a mucho de vosotros-as) que ser el modelo a seguir y la perfección te lleva al Éxito y a la Felicidad. Que si no lo alcanzas, no eres válido-a ni realmente útil. Me enseñaron que un 10 está bien y el 0 está mal. Que tenerlo todo bajo control es posible y no controlar nada es un desastre.

Pero…llega un día en el que te cuestionas algunos aspectos y te haces muchas preguntas: “¿y si todo eso no es cierto? ¿Y si estoy pagando un precio muy caro a cambio de esa excelencia, tanto así que no me conduce a la felicidad, a la mía, a la que yo quiero y deseo, alejándome de ella, cada día más? ¿Y si el éxito, la excelencia, la felicidad, está precisamente en vivir y ya…dejando que la diana de mi vida sea esa perfección, centrándome en lo esencial, lo básico, desde el amor, lo simple, dando lo que tengo realmente y recibiendo lo que haya?

Respetando mis tiempos, dándome la oportunidad de cambiar de opinión y de volver a construirme desde un punto de vista consciente… Con autocompasión, desde el corazón, observando y con curiosidad, dando cabida al error, al fracaso

Ese niño de 9 años lo pasa muy mal si no obtiene el 10, esa adolescente de 15 años sufre si no tiene la talla deseada o los resultados que esperaba, ese chico de 20 piensa que todo va mal si sus padres no le recompensan aunque sea con una palabra, esa mujer de 40 cree que si no se equivoca jamás lo tendrá todo bajo control … Pero os aseguro que no es así, es solo una Ilusión…

Yo hoy aprovecho para empezar el año imperfecta pero libre, con dolor, sí, con miedo, sí, pero libre de sufrimiento. Así quiero ser todo el año: como ser humano, como mujer, como hija, como psicóloga, como ser que habita este planeta …

Y desde aquí os animo a que probéis todos vosotros-as, todos aquellos que me habéis dedicado un tiempo leyendo esta “felicitación de año nuevo”. No os deseo que todo vaya bien ni mal, solo deseo que haya lo que haya, estén las cosas como estén, seáis libres y hagáis lo que hagáis sea desde el corazón.

¡MASSVITAL os desea una Feliz Entrada de Año!

Firmado: Rocío, tan perfectamente imperfecta.