Cinta americana, bridas, guantes de látex, pasamontañas, un ariete y varios rotativos/prioritarios policiales y armas incautadas por la Guardia Civil.- Guardia Civil

Javier Collado

Aquasierra

Dobuss

EP.- La Guardia Civil, en el marco de la operación ‘Heliópolis’, ha detenido en la localidad de Peñarroya-Pueblonuevo (Córdoba) y Sevilla capital a once personas como supuestos autores de los delitos contra la seguridad vial, atentado a agente de la autoridad y resistencia o desobediencia a los agentes de la autoridad por saltarse un control de tráfico cerca del citado municipio cordobés, además de por pertenencia a grupo criminal y tenencia ilícita de armas.

Durante el desarrollo de la operación se han intervenido una escopeta repetidora, calibre 12, Marca Browning, con el número de serie borrado para intentar evitar su identificación y dificultar la investigación sobre su procedencia y licitud, así como 21 cartuchos –12 de bala y nueve de postas– de este mismo calibre; una pistola, marca Glock; otra marca Star, nueve milímetros; y una parabellum, también con los números de serie limados. Según reseña en una nota de prensa la Benemérita, también se han intervenido cinta americana, bridas, guantes de látex, pasamontañas, un ariete y varios rotativos/prioritarios policiales, color azul, de los utilizados por las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad.

Las investigaciones se iniciaron tras saltarse varios vehículos un punto preventivo de control de personas y vehículos establecido en el punto kilométrico 28 de la carretera A-449, la que va de Hinojosa del Duque (Córdoba) a Peñaroya-Pueblonuevo.

Al proceder a dar el alto al primero de los vehículos que conformaban la caravana y posiblemente debido al factor sorpresa, este detuvo su marcha, mientras que otros cuatro vehículos hicieron caso omiso a las señales de los agentes, no deteniendo la marcha, intentaron esquivar la acción policial, a gran velocidad, dirigiéndose dos de ellos directamente de manera temeraria hacia varios guardias civiles, poniendo en peligro la vida de los mismos, los que tuvieron que apartarse para evitar ser atropellados. A pesar de todo, solo uno de los ocupantes de uno de los vehículos logró darse a la fuga.

Ante ello, la Guardia Civil detuvo en ese momento a diez personas, los cuales opusieron una fuerte resistencia. Posteriormente, se ha arrestado en los últimos días en Sevilla al último de los ocupantes de los vehículos que logró darse a la fuga del lugar del control.

Todos ellos ya han pasado a disposición judicial. Nueve son españoles y los otros dos de nacionalidad extranjera, con edades comprendidas entre los 26 y 47 años y con un amplio historial.

Igualmente, se ha procedido a la inmovilización de los vehículos, incautándose diversa documentación que está siendo analizado, por lo que la investigación continúa abierta y no se descartan nuevas detenciones.