Javier Collado

Bebrand

La subdelegada del Gobierno central en Córdoba, Rafaela Valenzuela, ha informado de que, «como viene siendo habitual en los últimos años por estas fechas», la Dirección General de Tráfico (DGT) pone en marcha una campaña de concienciación sobre el riesgo que supone el consumo de sustancias psicoactivas y la conducción, en una época del año en el que el consumo de alcohol y de otras drogas aumenta debido a las comidas y cenas navideñas, y realizará «más de 300 pruebas diarias».

Según ha indicado la Subdelegación en una nota, Valenzuela, que ha estado acompañada por el jefe provincial de Tráfico, José Antonio Ríos Rosas, ha explicado que durante una semana, desde el pasado lunes hasta el domingo 15, los agentes de la Guardia Civil harán más de 300 pruebas cada día.

Además, como en otras ocasiones, se ha invitado a los ayuntamientos de la provincia de Córdoba a participar para que cualquier conductor pueda ser sometido a las pruebas a cualquier hora, tanto en las carreteras como en las calles.

Entre los motivos de la campaña, la subdelegada ha hecho mención, entre otros, a que la realización de controles preventivos es una «medida eficaz para retirar de la circulación a conductores que han bebido», así como que el alcohol y las drogas «no solo están relacionados con una mayor accidentabilidad, sino también con una mayor mortalidad y severidad de las lesiones».

Igualmente, «solo en la provincia de Córdoba, 2.226 conductores fueron sancionados por ponerse al volante tras haber consumido alcohol y drogas durante 2018», ha apostillado.