Adentity

banner-cordoba-digital

Dobuss

Bebrand

Con esta publicación no pretendo decirle a nadie lo que debe o tiene que hacer. Sin embargo, siempre habrá mejores o peores elecciones y es que la Navidad, a mi parecer y según veo en el día a día, ha perdido su enfoque: Se ha convertido en un momento de comprar, regalar y recibir cosas. Llenamos a los niños y niñas el día de actividades y las habitaciones de juguetes, pero no les damos TIEMPO, tiempo para jugar con ellos, tiempo para disfrutarnos, tiempo en familia. Creo que hay muchas familias que ya han visto lo que digo, lo han visto mirando a los ojos de sus hijos.

Algunas ideas que pueden ayudar a que nuestros hijos aprendan valores como la familia, la empatía, la igualdad o el respeto, alejándolos de la frivolidad y el consumismo en el que se ha convertido esta festividad-sin olvidar otras situaciones del contexto- pueden ser:

  1. Hacer la carta de los Reyes Magos/Santa Claus con ellos: Así podrás guiarles en sus elecciones, recalcando que no pueden tener todo lo que quieren, tendrán que elegir. Así aprenden a priorizar, a renunciar a cosas, tomar decisiones y elegir lo que más les gusta.
  2. Introducir en la carta algo que no se pueda comprar, algo no material. Por ejemplo: “tiempo, amor, que haya menos hambre en el mundo, etc.” Déjalos que piensen y elijan ese deseo por sí mismos. Con esto ayudaremos a que empiecen a tomar conciencia de problemáticas sociales, y que su atención no esté centrada únicamente en los juguetes.
  3. Haz que pidan algo para los demás. Para su hermano o hermana, para el abuelo o para los niños pobres, da igual para quién, pero que no pida solo para él. Debe aprender a pensar también en los demás y en qué regalo le puede gustar a otro.
  4. Pedir y Regalar tiempo: Haz lo posible por pasar tiempo con ellos, tiempo de calidad. De igual modo, puedes pedirle tiempo a ellos: “uno de los mejores regalos que me podrías ofrecer o pedir es que estemos más tiempo juntos: en el parque o jugando”. Incluso el regalo “material” que pidan puede ser algo que se comparta en familia: Juegos de mesa, puzles, películas, etc.
  5. No más de tres regalos por niño. Difícil de cumplir, ¿verdad? Pues guarda el resto de juguetes en un armario y los vas sacando a lo largo del año. Que disfruten de tres, que jueguen con ellos hasta cansarse y dentro de un mes tendrán otro juguete nuevo que disfrutar. Así le dedicarán el tiempo que cada regalo merece.
  6. Regalaos Momentos: Enséñales que los regalos pueden ser algo más que cosas y sé original, deja en ellos huellas y recuerdos, que no solo sea “abrir el regalo y ya.” Regala emoción: cosas inesperadas, imaginación, teatro, música… o crea un juego con pistas por tu casa, que tengan que buscar los regalos escondidos.

¡Espero que este Regalo en forma de Ayuda os anime y aporte ideas que hagan estas Navidades más divertidas en Familia!

¡MASSVITAL os desea Felices Fiestas!