Miembros de 'La Manada', durante el juicio.- POOL

Adentity

banner-cordoba-digital

Bebrand

EP.- La Fiscalía ha rebajado de siete a seis años su solicitud de pena de cárcel para los cuatro miembros de ‘La Manada’ acusados de supuestos abusos sexuales a una joven en la localidad cordobesa de Pozoblanco, tras conocerse en la feria de Torrecampo, en unos hechos anteriores a los del caso de los Sanfermines de 2016, por los que se encuentran en prisión por violación grupal a otra joven junto a un quinto condenado más.

Mientras, la acusación particular ha elevado a definitivas sus conclusiones sin modificar, con penas de cerca de siete años de cárcel; la acusación popular, que solicitaba las mismas penas que la otra acusación, ha incrementado la pena para uno de los procesados, A.J.C., hasta los cinco años de cárcel por delito de agresión sexual, en vez de los dos años y seis meses que pedía por abusos sexuales.

Y la defensa ha pedido la absolución y como pena alternativa, en caso de no considerarse la anulación del vídeo, que J.A.P. cumpla dos años de cárcel, «con las accesorias previstas en la ley», por un delito de maltrato de obra en concurso con un delito contra la intimidad; una multa de 180 euros para J.E. por un delito de maltrato de obra, y para los otros dos, A.M.G. y A.J.C., penas de seis meses de prisión por delitos contra la integridad moral.

En concreto, el fiscal, Jesús Aparicio, ha mantenido este jueves ante el juez del Juzgado de lo Penal número 1 de Cordoba, Luis Javier Santos, que «tras la prueba practicada han quedado acreditados los hechos» y ha subrayado que pese al «enorme esfuerzo de la defensa para expulsar la prueba documental», la obtención de la misma «se realizó legítimamente».

Por tanto, ha afirmado que el vídeo «debe ser admitido por el juez para fundamentar una sentencia condenatoria sobre la base del documento y lectura de comentarios». En su opinión, «no ha habido causa general», ni «investigación prospectiva».

Según ha expuesto, «los vídeos son explícitos y esclarecedores para que los hechos queden acreditados» con delito de abuso sexual, precisando que no aprecia «ninguna conducta de que hubiera agresión sexual», todo ello tras «someter a la víctima a numerosos tocamientos».

Además, ha indicado que «el alcohol pudo ser la causa de inconsciencia», si bien «no se ha podido acreditar la causa», ni que «suministraran sustancia tóxica», a la vez que cree, a diferencia de las acusaciones, que el delito de abusos no es continuado y que los dos años de cárcel es «la pena adecuada y proporcional», sin aplicar tipo agravado. También, ha aseverado que «las imágenes fueron grabadas sin consentimiento» e «incrementaron el daño».

De este modo, pide penas de dos años de prisión por los tres que inicialmente pedía por la supuesta comisión de un delito de abusos sexuales, cuatro años más por delito contra la intimidad por difusión de vídeo y para uno de ellos, el último conductor, una multa de 720 euros por supuestamente causar lesiones leves.

También pide para la víctima como responsabilidad civil una indemnización conjunta que deberán pagar los acusados de 4.500 euros por su curación y 6.000 más por los daños morales causados.