Trabajo de exhumación en un cementerio de Córdoba.- Europa Press

Adentity

banner-cordoba-digital

Dobuss

Bebrand

EP. – El delegado de Presidencia del Ayuntamiento de Córdoba, Miguel Ángel Torrico, ha destacado la apuesta del gobierno local por seguir con las exhumaciones de cadáveres de víctimas del franquismo asesinadas en Córdoba, al tiempo que ha señalado que «el trabajo que se ha hecho cuenta con todo el respeto».

En una rueda de prensa, el concejal ha definido como «muy detallado» el informe que ya estudian sobre el equipo científico que llevó a cabo los trabajos de investigación arqueológica y antropológica en el cementerio de La Salud entre los meses de enero y abril, que considera que es «viable» la intervención en determinadas zonas y cuadros (la fosa colectiva y los cuadros de La Trinidad, San Demetrio y San Plácido), donde podrían localizarse y exhumarse entre 800 y mil cuerpos, según han adelantado otros medios de comunicación.

En este sentido, el edil ha asegurado que «se va a seguir apostando por esa línea», aunque ha comentado que «ya se verá en qué medida y cómo se respaldará, si presupuestariamente, con cualquier otro tipo de acción o convenio con asociaciones que trabajan en el tema».

Al respecto, el delegado de Presidencia ha insistido en que se estudia dicho informe y desde el gobierno local se quiere «saber muy bien qué se reclama por parte de las asociaciones de familiares afectados», de manera que «en función de eso ya se verán los pasos que se dan», ha apuntado Torrico.

Cementerio de La Salud

Respecto al cementerio de La Salud, los investigadores ven factible intervenir en las zonas antes descritas, previa actuación rigurosa de una revisión documental que permita identificar y situar en esos espacios a las víctimas.

Por contra, ven inviable actuar en los cuadros de San Nicolás, donde se ubica el mausoleo de Manolete, y Santa Bárbara; y condicionan las actuaciones a investigaciones previas en los cuadros con inhumaciones en cistas o estructuras, San Cipriano, San Cayetano o la fosa de 1946 a 1951, donde después se localizó el cementerio islámico.

El estudio advierte de que existe mucha divergencia entre los datos que suministra la documentación del libro del Capellán con la realidad, de modo «que podemos hablar de exhumaciones no reflejadas en la mencionada documentación, así como de inhumaciones tampoco reflejadas». También, observan el mal estado de conservación de los restos.

Cementerio de San Rafael

En cuanto al cementerio de San Rafael, el informe se remite al informe público de junio de 2018, realizado por la Junta, de localización de posibles enterramientos, y determina como zonas de posible localización el cuadro de San Acisclo y el llamado cementerio civil, donde las características de la zona y la referencia a la existencia de una fosa colectiva hacen viable la realización de sondeos para la detección de inhumaciones en masa.

Por otro lado, consideran viables, pero condicionados a intervenciones previas, los trabajos en San Benito, Santa Marta, San Martín, San Roque y San Pío, así como en el departamento segundo. En la única zona donde no sería viable el estudio es en el cuadro de San Januario, donde hay enterramientos militares bajo los cuales podría estar una fosa usada en el 36.