Equipo de retinografía digital.- Junta de Andalucía

Adentity

banner-cordoba-digital

Bebrand

El Servicio Andaluz de Salud ha realizado, en lo que va de año, retinografías digitales a un total de 2.483 cordobeses con diabetes con el fin de detectar precozmente la afectación del ojo por retinopatía diabética y «evitar así una eventual ceguera cuando todavía pueden beneficiarse de un tratamiento», así lo han comunicado desde el SAS.

Según detalla la Junta de Andalucía en una nota, en total, desde el inicio del programa en 2005, se han realizado 87.330 retinografías y se han detectado lesiones de retinopatía diabética en 3.863 personas con diabetes en la provincia de Córdoba.

Para el desarrollo del Programa de Detección Precoz de la Retinopatía Diabética, el SAS cuenta con equipos de retinografía digital en todos los distritos sanitarios y en los servicios de Endocrinología de los hospitales. El desarrollo de este programa conlleva una colaboración permanente entre profesionales de los distintos niveles tanto de Atención Primaria de Atención Hospitalaria.

Día Mundial de la Diabetes

En el marco del Día Mundial de la Diabetes que se celebra este jueves, el SAS destaca los resultados de este programa de cribado. El lema de celebración de esta jornada conmemorativa se centra en las familias y la necesidad de información y concienciación sobre los síntomas de la enfermedad: ‘Diabetes: Protege a tu Familia’.

Precisamente, desde el Plan Integral de Diabetes se han venido realizando múltiples actividades de formación para familiares, especialmente en el caso de menores.

Andalucía continúa avanzando además en la extensión de nuevos tratamientos. Así, en lo que va de año, un total de 2.922 menores de entre cuatro y 18 años, (343 en Córdoba), que padecen diabetes se benefician ya del sistema ‘flash’ de monitorización de la glucosa, lo que tiene un impacto directo en su calidad de vida y la de sus familias y permite obtener una información más completa y continua del nivel de glucosa en sangre a lo largo del día.

En los menores de cuatro años, en los que el uso del sistema ‘flash’ no está validado, se ha incorporado en este año sensores continuos de glucosa autorizados en este rango de edad, con lo que toda la población pediátrica con diabetes mellitus tipo 1 tiene en la actualidad acceso a la monitorización.

Este sistema se amplía este año a la población adulta con DM1 y se ha iniciado ya en dos grupos de pacientes especialmente vulnerables, como son las pacientes con diabetes tipo 1 gestantes y los pacientes con diabetes tipo 1 que presentan discapacidad visual o limitaciones funcionales graves.