Salvador Fuentes, durante su comparecencia de ayer. - Europa Press

Javier Collado

Bebrand

El teniente de alcalde delegado de Hacienda del Ayuntamiento de Córdoba, Salvador Fuentes, ha informado de que la Junta de Gobierno Local ha aprobado un plan con medidas organizativas para la actualización y normalización de la gestión de los pagos a proveedores, de cara a reducir el periodo medio de pago y hacer frente a diez millones de euros pendientes, todo ello teniendo en cuenta que en caja hay 125 millones.

En una rueda de prensa, Fuentes ha advertido de que durante los meses de febrero, marzo, junio, julio y agosto se ha incumplido dicho periodo, sobrepasando los 30 días fijados, avisando que «el Consistorio es incapaz de reaccionar».

De este modo, se pone en marcha el citado plan, a propuesta de la Intervención General, que realiza «advertencias reiteradas» sobre el colapso del pago de facturas, al tiempo que ha comentado que dicha situación «genera poner en cuestión la tasa de reposición del personal, que es muy preocupante para el año 2020, y las competencias impropias que se ejercen siempre y cuando se cumplan los requisitos».

Ante ello, el concejal ha adelantado que se trasladará el mencionado plan a la Junta de Andalucía, de cara a «poder seguir gestionando las competencias impropias, como Igualdad, Empleo y otras», ha apuntado Fuentes.

En concreto, se plantea aumentar hasta en seis empleados el personal del servicio de Intervención; establecer un plan de reestructuración del área de Hacienda, para lograr una mayor operatividad y eficacia; apostar por un sistema de coordinación y formación entre los servicios municipales para cumplir el periodo medio de pago.

También, se analizará la tramitación de las facturas en los principales servicios gestores para determinar soluciones que mejoren su trámite; aprobar un cronograma de tiempos de tramitación del gasto desde la recepción de las facturas hasta su pago, y mejorar el registro contable de las facturas mediante medidas sobre administración electrónica para acortar el tiempo en la tramitación de las mismas.

En palabras del concejal de Hacienda, «el problema de este Ayuntamiento no es de tesorería, con los 125 millones de euros en caja, sino que es un problema de gestión», de ahí que defienda este plan, porque el pago a proveedores está «por los aires», según ha advertido Fuentes, quien ha lamentado que «no se genera un ambiente normalizado de pago» a tal efecto.