Adentity

banner-cordoba-digital

Dobuss

Bebrand

El Córdoba cayó sin excusas en Cartagena, ante un rival que a todas luces fue superior, para sumar su segunda derrota de la temporada y descolgarse de los puestos de arriba. El ascenso, único objetivo del conjunto cordobesista, se ve cada vez más lejos.

Es cierto que el equipo de Enrique Martín llegaba plagado de bajas y que el árbitro fue determinante en ambos goles, pero, a ello, el Cartagena fue superior y logró evitar que los cordobesistas, ni tan siquiera, tirasen a portería.

Sin Flores ni Palo, Martín optó por un once defensivo que no le valió para tapar las vergüenzas de un equipo que no acaba de arrancar. Un error en las marcas y un fuera de juego justo supusieron el primer tanto de los murcianos.

Tras el descanso, y sin muchas capacidad de reacción, el Córdoba se fue diluyendo hasta convertirse en una «sopita» para el Efese, que mantenía el control del balón y del juego en todo momento.

De hecho, los locales solo tuvieron que aguantar y esperar su momento. Un penalti infantil de Fidel se tradujo en el 2-0 definitivo y en la rebaja de las aspiraciones de un autoproclamado candidato al ascenso.