Medina Azahara. - Museos de Andalucía

Adentity

banner-cordoba-digital

Dobuss

Bebrand

EUROPA PRESS. – La consejera de Cultura y Patrimonio Histórico de la Junta de Andalucía, Patricia del Pozo, ha anunciado este lunes que su departamento pretende, de acuerdo con la Consejería de Hacienda, poder cobrar «una media de tres euros» por la entrada a los museos, monumentos y sitios que gestiona la Administración autonómica y destinar dichos ingresos a la conservación del patrimonio andaluz.

En declaraciones a los periodistas, Del Pozo, quien ha presidido en Córdoba la sesión constitutiva del Consejo de Coordinación de la Ciudad Califal de Medina Azahara, ha explicado, respecto al precio que pretende cobrar Cultura por las mencionadas entradas, que está trabajando «en un borrador», que espera «tener en las próximas semanas».

En relación en ello, la consejera ha recordado que «la Ley de Tasas y Precios Públicos de 1988 ya habilitaba a la Consejería de Cultura para poner unos precios para la entrada en los museos y los principales enclaves» de Andalucía, «y hubo una primera orden de la Consejería de Cultura, de 1989, que estableció un precio mínimo de entrada, y jamás se ha actualizado en 30 años, de tal modo que en los enclaves, conjuntos y museos andaluces solo pagan» para entrar los ciudadanos extracomunitarios.

Ahora, lo que quiere Cultura es hacer «lo mismo que han hecho en otras comunidades autónomas y también desde el Gobierno», que es regular el cobro de entradas en los museos, conjuntos y enclaves andaluces que gestiona la Junta, poniendo «un precio mínimo, que se moverá en los tres euros de media nacional y de comunidades autónomas», aunque «manteniendo bonificaciones a determinados grupos», como los menores de 18 años y los mayores de 65.

De igual forma, según ha aclarado Del Pozo, «habrá días de la semana y horarios» especiales en los que «la entrada será gratuita», defendiendo la consejera la necesidad de obtener estos ingresos porque «mantener la grandiosidad del patrimonio que tenemos en Andalucía», cuya riqueza «es única en el mundo», requiere, «no uno, sino tres presupuestos autonómicos».