Ángel Herrador (quinto por la derecha), en la Comisión Provincial de Prevención de Riesgos Laborales. - Junta de Andalucía

Javier Collado

Dobuss

Así lo ha anunciado el delegado territorial de Empleo, Formación, Trabajo Autónomo, Economía, Conocimiento, Empresas y Universidad de la Junta en Córdoba, Ángel Herrador, quien ha participado recientemente en la Comisión Provincial de Prevención de Riesgos Laborales correspondiente al segundo trimestre de 2019, foro en el que están representados empresarios y sindicatos y donde ha informado de que de enero a junio se han producido 5.518 accidentes de trabajo en Córdoba, de los cuales 4.985 han ocurrido durante la jornada laboral y 533 fueron ‘in itinere’.

Según ha indicado la Administración autonómica en una nota, la Consejería de Empleo, Formación y Trabajo Autónomo insiste en la urgencia de que todas las partes implicadas en la prevención de riesgos laborales intensifiquen los esfuerzos para «garantizar trabajos seguros y saludables», a la vez que hace hincapié en que es un asunto de «absoluta prioridad».

Igualmente, Herrador ha detallado que 4.928 accidentes han sido leves (98,86%), 53 graves y cuatro mortales. El responsable territorial ha explicado que a partir de enero de este año 2019 existe la obligatoriedad de que los trabajadores autónomos tengan cubiertas las contingencias profesionales, «lo que implica en la práctica que ya están incluyendo al colectivo de autónomos en las estadísticas oficiales de accidentes laborales», lo que «provoca la imposibilidad de realizar cualquier comparativa con 2018 ya que induciría a error».

Según ha trasladado el delegado de Empleo, «lo que si podemos comparar es el índice de incidencia media mensual que se obtiene de dividir el número de accidentes de trabajo con baja entre el numero de afiliados a la Seguridad Social con las contingencias de accidentes de trabajo cubiertas y multiplicarlo por 100.000». «Este indicador se situó en el primer semestre del 2019 en 325,76 accidentes por cada cien mil personas trabajadoras. Este dato supone un descenso del 9,74 por ciento respecto al mismo periodo 2018», ha resaltado.

«A pesar de este descenso, no se debe dejar de trabajar porque nuestro objetivo debe ser cero accidentes», ha comentado el mandatario. «Desde la Comisión, un foro de consenso y trabajo colaborativo, hemos incidido en que no solo no podemos bajar la guardia jamás, ni un segundo, ante un tema tan serio como el de la siniestralidad laboral, sino que tenemos que seguir avanzando, implicando a todas las partes, a toda la sociedad, en la seguridad y salud laboral», ha añadido.

El compromiso de la Junta con la prevención «es claro» y para ello cuenta con un marco de actuación estructurado, la Estrategia Andaluza de Seguridad y Salud en el Trabajo 2017-2022, que aborda la planificación y la ejecución de las políticas públicas en materia de seguridad laboral.

Actualmente, se está llevando a cabo el II Plan de Actuación, que estará en vigor en 2019 y 2020, que mantiene muchas actuaciones eficaces del primer plan. El programa de actuación del personal técnico habilitado de la Junta, que colabora con la Inspección de Trabajo en el desarrollo de actuaciones de comprobación, tiene el objetivo de verificar las condiciones materiales de seguridad y salud laboral en las empresas, asegurando el cumplimiento de la normativa. Habrá un destacado aumento de las inspecciones puesto que las visitas se incrementan en 2019 en torno al 42 por ciento.