Zona de la Torre de la Inquisición del Alcázar de los Reyes Cristianos. - Archivo

Javier Collado

Dobuss

EUROPA PRESS. – La primera teniente de alcalde delegada de Turismo y Desarrollo Económico, Isabel Albás (Cs), y el teniente de alcalde de Urbanismo y Vivienda, Salvador Fuentes (PP), han informado del inicio de las obras en la Torre de la Inquisición del Alcázar de los Reyes Cristianos, durante un periodo de dos meses y medio, con el objetivo de convertir en museo una zona, para lo cual se sacará otro concurso. La intención del equipo de gobierno es que más del 80% del Alcázar sea visitable antes de culminar el mandato, frente al 20% actual.

En declaraciones a los periodistas, acompañados de la arquitecta Carmen Chacón y el jefe del servicio de Arqueología de Urbanismo, Juan Murillo, Albás ha precisado que estas obras están contempladas en el Plan Turístico de Grandes Ciudades y cuentan con una inversión de 153.000 euros.

Asimismo, la edil ha advertido de que «a día de hoy solo es visitable un 20% del Alcázar», de ahí que durante el mandato «se va a trabajar para que sean visitables más partes», ha remarcado la concejal.

Al final de todas esas actuaciones, el objetivo es que «el Alcázar seá visitable en un 80% o en un 90%», a lo que ha añadido que cuando esté aprobado de forma definitiva el plan Alcázar-Caballerizas y desaparezca la avenida, se tendrá recuperado el 100% de este recinto. «De aquí a tres o cuatro años, el Alcázar va a tener un aspecto y un valor patrimonial y turístico muy diferente al de ahora», ha garantizado Murillo.

En el caso concreto de la Torre de la Inquisición, Carmen Chacón ha indicado que «se van a restaurar todos los lienzos de piedra y sillería, así como las estancias que hay dentro» de la torre, que «se divide en tres partes o cámaras, que se van a rehabilitar, se van a sacar a la luz todas las troneras o saeteras por donde se defendía la torre, se va a recuperar su volumen y se van a restaurar todas las patologías».

Según ha expresado Chacón, «se van a poner en valor todas las sillerías y todas las fábricas de las cámaras y en dos de las estancias de esos pasillos se va a plantear un museo dedicado a la Inquisición», con un proyecto de musealización elaborado por dos especialistas en la Inquisición de la Universidad de Córdoba.