María Jesús Botella y Antonio Mantero, durante la rueda de prensa. - Junta de Andalucía

Adentity

banner-cordoba-digital

Bebrand

El centro coordinador de urgencias y emergencias sanitarias 061 de la Consejería de Salud y Familias en la provincia de Córdoba ha atendido durante el primer semestre del presente año 2019 un total de 58.000 peticiones de asistencia, tal y como ha dado a conocer esta semana la delegada de Salud y Familias de la Junta, María Jesús Botella, acompañada del director provincial de la Empresa Pública de Emergencias Sanitarias del 061, Antonio Mantero.

Según ha indicado la Junta en una nota, los principales motivos de estas solicitudes de asistencia han sido las alteraciones neurológicas de la conciencia y alteración de constantes vitales, como desvanecimientos o sospecha de accidente vascular (27,9%), seguidas por el dolor no traumático, como el abdominal, torácico o de espalda (14,9%).

Tras ellas se encuentran la disnea o dificultad respiratoria (10,4%); traumatismos (7,7%), problemas psiquiátricos (5,6%), gastrointestinales (4,5%) y accidentes de tráfico (1,8%). El resto de solicitudes de atención corresponden a hemorragias, alergias e intoxicaciones graves, entre otras cuestiones.

Asimismo, el 8% de las peticiones recibidas eran emergencias y el 47,9% urgencias que conllevaban un posible riesgo para la vida de los pacientes, mientras que el resto eran urgencias demorables o avisos domiciliarios.

Desde la sala de coordinación del 061 se han resuelto un 15,7% de casos sin necesidad de movilizar ningún recurso sanitario, mientras que se ha activado a los equipos de urgencias y emergencias de la provincia en más de la mitad de ocasiones para la atención de forma directa en domicilio o en vía pública de los pacientes.

El 68% son mayores de 60 años

La mayoría de las personas usuarias de los centros coordinadores de urgencias y emergencias de 061 que han requerido atención sanitaria en Córdoba son mujeres (el 58,2%) con una media de edad de 73 años, mientras que los hombres tienen 68 años de media. El 68,7 por ciento del conjunto de las personas que llaman al servicio de emergencias sanitarias en Andalucía son mayores de 60 años.