Owusu, en una jugada del partido contra el Badajoz. - Córdoba CF

Adentity

banner-cordoba-digital

Dobuss

Bebrand

De no ser por el ya tradicional «acipotamiento» inicial con el que el Córdoba CF arranca sus partidos en casa – probablemente, debido a la presión ambiental por factores externos a la plantilla- , los de Martin sumarían dos puntos más en su casillero y esta crónica titularía con que los blanquiverdes ocupan el liderato.

Sin embargo, un penalti absurdo, ridículo y del todo evitable de Djetei, ayer debutante con la elástica cordobesista, hizo que los blanquiverdes se dejasen dos puntos ante un rival directo. A lo que habrá que sumar en el mes de junio el diferencial de goles entre dos equipos que sueñan con estar la próxima temporada en el futbol profesional.

Insistió Enrique Martin con su defensa de cinco y lo cierto es que el equipo apenas sufrió. De hecho, tras el mazazo inicial y capitaneados por Javi Flores, Palo y, sobre todo, por un espectacular Owusu, el Córdoba CF no le perdió la cara en ningún momento al encuentro y, de hecho, al descanso ya podría haberle dado la vuelta al marcador de no ser por la falta de acierto en los últimos metros. Algo que habrá que corregir, puesto que a este equipo se le presupone solidez en defensa y escasa creación en ataque, por lo que tendrá que acertar con las ocasiones que sea capaz de generar.

La segunda parte comenzó con la misma intensidad que la primera pero sin ninguna pifia, el Córdoba seguía buscando el gol ante el Badajoz y lo encontró en el minuto 54 gracias a una buena internada de Owusu por la derecha, que acabó con fortuna en el fondo de las mallas. La afición encontraba así a su nuevo ídolo en el ghanés.

Los de Enrique Martín no se conformaron con el empate y siguieron buscando la remontada hasta el final, pero sin acierto de cara a portería y así es imposible ganar.