Manuel Carrasco, durante su concierto en la plaza de toros de Córdoba. - Córdoba Digital

Adentity

banner-cordoba-digital

Dobuss

Bebrand

Único, como sus conciertos. Así se presentó este fin de semana el cantante Manuel Carrasco ante sus fans cordobeses y ante una plaza de toros que colgó el cartel de ‘no hay billetes’ durante dos días consecutivos.

Colas en la puerta desde hacía días presagiaban lo que el artista onubense no tardó en confirmar a los que asistieron a su primer concierto, que Córdoba no dejaría de soñar. Y no lo hizo. Una puesta en escena llena de luces y color donde daban la bienvenida a la ciudad califal, y un Manuel Carrasco entregado desde el minuto cero, que no dejo de transmitir en cada letra.

Aunque la lluvia hizo presencia durante ambos días de concierto, el tiempo, finalmente, se portó y respetó lo que sería un concierto con mayúsculas. Aunque algunas gotas hicieron acto de presencia minutos antes del comienzo y algunos ‘avispados’ abrieron esos paraguas que no permitían introducir en el recinto.

Uno de los momentos más emotivo llegó cuando el onubense quiso tener un guiño con todos los donantes de órganos de Córdoba y con el Hospital Reina Sofía en especial, dedicándole ‘Mujer de las mil batallas’. Los vellos continuaron de punta cuando Carrasco puso en boca de todo el público su canción ‘Vete’, contra la violencia de género.

No escatimó en piropos para Córdoba, resaltando que ya estaba ‘todo averiguado’, haciendo un guiño al habla cordobesa. Un tema dedicado a la ciudad, y un «aún creo que sigo soñando», que no dejó a nadie desapercibido.

Casi tres horas de concierto en las que Manuel Carrasco firmó su idilio con la ciudad de Córdoba, que ya le está esperando a que quiera volver.