Investigadores llevan acabo los primeros experimentos de embriones de humano y mono para nuevas vías para trasplantes
Investigación.

Dobuss

Bebrand

El investigador japonés experto en células madre Hiromitsu Nakauchi, que dirige equipos en la Universidad de Tokio y la Universidad de Stanford en California, ha recibido la autorización del Gobierno japonés para crear embriones de animales con células humanas para implantarlos en animalese investigar nuevas vías para trasplantes de órganos.
Esta investigación, que publica la revista ‘Nature’, prevé implantar células humanas en embriones de ratón y rata para trasplantarlos posteriormente en animales sustitutos, con la intención de producir especímenes con órganos hechos a partir de células humanas que posteriormente puedan ser trasplantadas a personas.
Este tipo de experimentos ya se habían probado en otros países, como Estados Unidos, pero nunca había podido llevarse a cabo. Japón también tenía prohibidos explícitamente estas investigaciones, pero el pasado mes de marzo cambió su legislación para permitir la creación de embriones que combinen células humanas y animales que puedan ser implantados en animales y el embarazo se lleve a término.
De este modo, Nakauchi se convierte en el primer científico en obtener esta autorización, que está pendiente de la aprobación final en agosto.
El investigador ha explicado que no va a intentar llevar a término ningún embrión híbrido de momento, sino que cultivará embriones en ratas y ratones hasta los 15 días, cuando los órganos del animal están formados en su mayoría y es casi a término, y después pedirá autorización al gobierno para hacerlo con embriones híbridos en cerdos hasta 70 días.
Expertos en bioética han expresado su preocupación ante estas investigaciones ante la posibilidad de que las células humanas puedan desviarse más allá del desarrollo del órgano objetivo, viajar al cerebro del animal en desarrollo y puedan alterar su cognición, pero Nakauchi asegura que estas posibilidades se han tenido en cuenta en el diseño del experimento. “Estamos tratando de generar órganos específicos, por lo que las células van solo al páncreas”, puntualiza.
Compartir