Adentity

banner-cordoba-digital

Dobuss

Bebrand

Redacción.- El obispo de Córdoba, Demetrio Fernández, ha dicho este lunes que el proyecto de remodelación y rehabilitación del Palacio Episcopal, para la reubicación y ampliación del Museo Diodesano y, sobre todo, para la apertura del proyectado Centro de Interpretación del Conjunto Munumental Mezquita-Catedral de Córdoba estará concluido en «un año», con lo que estará operativo y prestando servicio a cordobeses y turistas en 2020.

En rueda de prensa, el obispo ha señalado que dicho proyecto cuenta con licencia municipal y «está en marcha desde el anterior mandato», bajo gobierno de PSOE e IU, si bien en el presente mandato y ahora con el gobierno local de PP y Cs, «se ha agilizado más».

En concreto, las actuaciones de rehabilitación se centrarán en el llamado Patio de Recibo o de Carruajes y en las crujías que lo delimitan, es decir, en la esquina del Palacio Episcopal situada entre las calles Torrijos y Amador de los Ríos. Es la zona que va desde la Puerta del Obispo Mardones, que se va a recuperar como principal de todo el paladio, hasta las antiguas instalaciones de la Biblioteca Diocesana.

El proyecto del Cabildo Catedral de Córdoba se centrará en el citado Patio de Recibo y en el entorno inmediato del mismo, con un presupuesto de unos cuatro millones de euros, que determina que la planta baja de las crujías en las que se intervendrña se dedicarán a una zona de estancia para los visitantes de la Mezquita-Catedral, apoyada en el Patio de Recibo, y habrá una tienda de recuerdos, aseos y una cafetería.

Sin embargo, la mayor aportación del proyecto realizado por el arquitecto Vázquez Teja es la recuperación de las plantas altas de las dos crujías, que serán una extensión del Museo Diocesano, siendo el plan del Obispado incrementar su superficie expositiva para sus valiosas piezas de arte sacro.

En defintivia, con la intervención se podrá hacer una mejor distribución de los fondos artísticos de la Iglesia y se podrá explicar la historia de la Mezquita-Catedral, usando las tecnologías disponibles, como maquetas o audiovisuales.

El proyecto de rehabilitación comprende también la restauración interior de la torre más cercana, la que se encuentra más al Sur en la calle Torrijos. La idea de la Iglesia es abrirla también al público, dadas las vistas que tiene a la Mezquita-Catedral y al casco histórico, en general.

El mayor cambio que se prevé, al margen de las intervenciones de rehabilitación ya mencionadas, es la creación de un cuerpo acristalado en el Patio de Recibo o de Carruajes, para protección de los restos arqueológicos de la muralla del Alcázar Califal que existen en la zona.