Aumenta el número de familias de acogida.

Javier Collado

Dobuss

CBN. La parlamentaria andaluza por el PSOE de Córdoba y portavoz de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación, Soledad Pérez, ha tildado de “vergonzoso e insensible” al Gobierno andaluz por recortar el 35,4% las ayudas a las familias más vulnerables, lo que supone que estos hogares andaluces van a recibir 1,1 millones de euros menos, al pasar de los 3,1 millones del pasado año a los 2 de este.

Pérez ha explicado que estas ayudas se conceden a las familias para la atención de necesidades básicas de los y las menores a su cargo, cuando carecen de recursos económicos suficientes para ello, y dirigidas a la prevención, reducción o supresión de factores que generen situaciones de dificultad o riesgo social para los y las menores.

Los créditos presupuestarios para la financiación de las Ayudas Económicas Familiares son transferidos por la Consejería de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación entre las diputaciones provinciales y los ayuntamientos de municipios de Andalucía con población superior a veinte mil habitantes.

Los datos ofrecidos por la parlamentaria indican que en la provincia de Córdoba hemos pasado de 292.449 euros en 2018, con el Gobierno socialista de la Junta de Andalucía, a 190.009 euros en 2019, por lo que la provincia de Córdoba ha perdido 102.440 eros “para las familias con hijos e hijas especialmente vulnerables con la llegada del nuevo gobierno de las derechas”.

Soledad Pérez ha criticado que “estas cuentas reflejan claramente que las políticas sociales y concretamente las destinadas a la infancia, no son una prioridad en el gobierno de las derechas”, por lo que el presupuesto recientemente aprobado es el “primer presupuesto antisocial de la historia de Andalucía”.

“Claramente, -ha apuntado- se trata de un presupuesto antisocial, injusto e insolidario porque se olvida de las familias, renuncia a generar empleo y se vuelca en fomentar el negocio de la educación y la sanidad privada”.

Finalmente, ha apuntado que estos recortes a las ayudas a las familias desfavorecidas son una “estafa más” de este gobierno a las personas que peor lo están pasando mientras prima a quienes más recursos económicos tienen, como en el caso del impuesto de sucesiones”.