Dobuss

Muchas mujeres se están apuntando a remar tras superar un cáncer de mama, un ejercicio que mejora las secuelas del tratamiento. El Club Triana de Sevilla es un buen ejemplo de como este deporte reúne a mujeres muy valientes, dispuestas a ganar.
Preparadas para su primera competición con mucho esfuerzo, muchas ganas y sobre todo formando equipo y listas para enfrentarse a las campeonas europeas. Ellas son el equipo BCS, que viene del inglés Breast Cancer Survivals, lo que vendría a significar supervivientes del cáncer de mama.
Entrenan muy duro, sacando mucha fuerza de donde creían que no la tenían. Se dejan los brazos en el agua, para vencer de nuevo. Aunque algunas llevaban casi 30 años sin hacer deporte ahora son unas campeonas del dragon boat, un ejercicio les ayuda a superar las secuelas que deja la enfermedad.