Adentity

banner-cordoba-digital

Dobuss

Bebrand

Judit Romano es una árbitra asistente de Segunda División y un ejemplo de la exigencia de la conciliación familiar. Sin ir más lejos, estos días se encuentra concentrada en la Ciudad del Fútbol de Las Rozas con motivo del seminario de pretemporada del Comité Técnico de Árbitros (CTA) y ha acudido a la concentración con su hija recién nacida.

Romano dio a luz a su segunda hija a finales de abril, lo que no le impidió volver a sus entrenamientos solo unas semanas después: “A los dos meses ya estaba realizando entrenamiento específico, duro y dirigido a volver a la competición cuanto antes”, asegura en un vídeo difundido por la RFEF. Pese a la complicación añadida que supone conciliar los cuidados maternos de su bebé con su presencia en el seminario, la árbitra destaca la importancia de “continuar mi formación para estar al pie del año cuanto antes, con la formación en VAR y en campo”.

Romano asegura que el CTA y la RFEF han facilitado la conciliación: “Todo lo que han hecho el CTA desde el día 1 que les dije que estaba embarazada ha sido excelente, incluso mejor de lo que esperaba. He tenido la gratísima sorpresa de que me invitaran a traer mi bebé al seminario, porque son conscientes de que es un bebé muy pequeñito de menos de tres meses y necesita el contacto con su madre y la lactancia materna”.