La formación es necesaria en el sector Servicios.

Javier Collado

Dobuss

Redacción.- El arranque de la temporada de verano ha permitido a España volver a reducir el desempleo, tras el parón sufrido en el primer trimestre del año: entre abril y junio, el número de parados disminuyó en 123.600 personas, según la Encuesta de Población Activa publicada este jueves por el Instituto Nacional de Estadística (INE), lo que reduce la tasa de paro hasta el 14,02 %, su nivel más bajo desde finales de 2008.

De la misma forma, el número de ocupados vuelve a crecer, con 333.800 más en el segundo trimestre, lo que representa un 1,71 % más que en los tres meses previos y eleva el total a 19,8 millones de trabajadores, lo que también supone las mejores cifras al respecto desde 2008.

Pese a esas buenas cifras, habituales en un trimestre que siempre registra los mejores datos del mercado de trabajo a lo largo de todo el año, la creación de empleo refleja una cierta perdida de impulso de la economía española, al ser más moderada que en los últimos años: en el segundo trimestre de 2017, el número de ocupados aumentó en 375.000 personas, mientras que el año pasado se alcanzó una cifra récord desde el inicio de la crisis, con 469.900 trabajadores más. De hecho, el descenso del número de parados de este año es el más bajo entre abril y junio desde el segundo trimestre de 2012, en plena crisis.

En cualquier caso, la buena marcha del empleo está animando a mucha más gente a incorporarse al mercado laboral, lo que se traduce en un significativo crecimiento de la población activa, que aumentó entre abril y junio en 210.200 personas, hasta un total de 23.035.500 personas, la cifra más alta desde el segundo trimestre de 2015. Aunque eso impide que toda la creación de puestos de trabajo se traslade a reducir el desempleo, la tasa de actividad mejora y se sitúa en el 58,74 % de la población española.

 

La creación de empleo se concentra en los servicios

La creación de empleo, en un trimestre caracterizado por el arranque de la temporada de verano y que este año, además, ha disfrutado de la Semana Santa en abril, se ha concentrado en el sector privado y en el ámbito de los servicios. Así, hay 330.500 ocupados más en el sector privado, mientras que el sector público pierde 19.100 trabajadores.

De la misma forma, los servicios, el sector económico más castigado en el primer trimestre, registran 313.200 ocupados más en este segundo trimestre, lo que representa un incremento del 2,14%. También sube la industria, con 56.000 ocupados más, mientras que bajan la agricultura, que pierde 30.400, y la construcción, con 5.000 menos.

La mejoría del empleo se refleja en prácticamente todos los sectores de edad: lo ocupación solo empeora en la franja de edad de entre 35 y 39 años, con 2.200 ocupados menos, y el mayor aumento se da entre los mayores de 55 años, con 92.200 trabajadores más.

Y por sexos, la creación de puestos de trabajo se concentra en las mujeres, con 182.700 más, lo que supone superar la barrera de los nueve millones de trabajadoras y reducir la tasa de paro femenina al 15,78 %. Muy por encima todavía de la masculina, que baja al 12,49 % al registrar 151.100 ocupados más, lo que deja el total de trabajadores en 10,75 millones.

 

Más empleo temporal

Pese a los buenos datos, el mercado laboral español vuelve a reflejar la estacionalidad que le caracteriza: la tasa de temporalidad vuelve a repuntar casi medio punto, hasta situarse en el 26,36 %, ya que más de la mitad de los 330.500 nuevos asalariados, hasta 166.100 personas, han conseguido un contrato temporal, mientras que 164.500 han firmado uno indefinido. En total, hay casi 4,4 millones de personas con un contrato temporal.

Por el contrario, el empleo a tiempo parcial se mantiene estable, en el 14,9 %, ya que hay 283.000 nuevos trabajadores a tiempo completo y 50.800 más a tiempo parcial, de forma que los ocupados con contrato parcial suman 2,95 millones por los 16,86 trabajadores a jornada completa.

Lostrabajadores por cuenta propia suben en 2.100 hasta los 3,1 millones, de nuevo gracias a cooperativas y ayudas familiares, puesto que se sigue reduciendo el número de empleadores -la caída este segundo trimestre es de casi un punto, con 8.000 menos, hasta dejar el total en 941.800- y bajan también levemente los empresarios sin asalariados.

Lo que sí disminuye es el número de hogares que tienen a todos sus miembros activos en paro: hay 96.600 menos, hasta quedar el total en 992.800, de los que 267.700 son unipersonales. Del lado opuesto, suben los hogares en los que todos sus miembros activos están ocupados en 119.400, hasta llegar a 10,64 millones, de los que casi dos millones son unipersonales.