Javier Collado

Dobuss

Redacción.- Empezó el partido con una España que iba claramente a por el triunfo. Fernández y Granados perforaron la portería balcánica para cerrar el primer cuarto con 1-2 favorable. En el segundo cuarto siguió la gran defensa española con un Dani López-Pinedo -con 39 años cumplidos aquí en Gwangju- estelar, y además encontramos portería con mucha más facilidad, haciendo un parcial de 2-5 nada menos que a los actuales campeones de Europa. Ahí todos fueron importantes, aunque Tahull y Munárriz fueran los finalizadores.

El tercer cuarto del partido fue un toma y daca. España llevaba una renta de cuatro goles al descanso (3-7) -ver para creer- pero esto ante los serbios no es ninguna garantía precisamente. Los de Dejan Savic se acercaron porque calidad y chut tienen de sobra (6-9) pero el trabajo de Miguel de Toro en zona estaba siendo espectacular, sacando goles y penalties, el último transformado por Barroso para poner el 6-10 a 3 minutos del final del tercer cuarto. Quedaba partido.

Con 7-10 a favor afrontaba España el último y definitivo cuarto. Conociendo el historial de Serbia, ‘lobos con piel de cordero’. La clave estaba en la defensa. La batalla iba a ser colosal. Fran, en uno más, lograba un tanto de fortuna que ponía el 11. Muy cuesta arriba ya para Serbia, ciertamente.

España siguió a lo suyo. Acortó Rasovic a tres en uno más. Aunque solo quedaban 6 minutos largos, los de David Martín no debían mirar el tiempo. Pero el reloj pasaba muy a favor de nuestros intereses y el marcador no se movía. A 1.50, el gran Savic pedía tiempo porque su equipo estaba atascado. España estaba eliminando (8-11) al campeón de Europa. Espectacular… Y Cabanas se encargaba de certificarlo… Al final, 9-12. ¡España a Semifinales del Mundial!