Adentity

banner-cordoba-digital

Dobuss

Bebrand

#NoSonBuenasNoticias

Redacción.- La localidad salmantina de Alba de Tormes despide este lunes con un funeral conjunto a los cuatro jóvenes, dos de ellos de 17 años, otro de 19 y uno de 20, que perdieron la vida el pasado fin de semana en un accidente de tráfico cuando regresaban de las fiestas del municipio de Santa Inés, dentro de la pedanía de Galisancho.

El funeral se celebrará a las 11:00 horas en el pabellón de deportes del municipio que este domingo por la tarde acogió la capilla ardiente con los féretros de las víctimas.

La alcaldesa de Alba de Tormes, Concepción Miguélez, que decretó tres días de luto y suspendió las actividades lúdicas en el municipio, reconocía a Europa Press que esta pequeña población salmantina estaba «destrozada» por el «palo» que supone ver como a jóvenes a los que se les ha visto crecer se les han cortado «sus ilusiones».

El accidente se producía minutos antes de las 7:25 horas del domingo, cuando el turismo en el que viajaban seis jóvenes se salía de la carretera en la DSA-130 (antigua CV-40) a las afueras de Galisancho (Salamanca), a unos doscientos metros pasada la finca ‘Carmeldo’, en dirección hacia Galinduste.

Tres de ellos fallecían en el acto, una mujer de 17 años y dos varones de 17 y 20 años, mientras que el cuarto lo hacía en el hospital Virgen de la Vega sobre las 17:00 horas. Además, hay otros dos heridos, un varón de 29 años, conductor del vehículo siniestrado, y otro de 25.

El teniente jefe del destacamento de Tráfico de Ciudad Rodrigo, Juan Ramón María Marcos, que instruye las diligencias del accidente, ha avanzado que se investigará al conductor del turismo al que se le imputan delitos de homicidio por imprudencia y por lesiones. Además se han iniciado los trámites para pedir autorización judicial y realizarle las pruebas de alcohol y drogas.

Sobre las causas del accidente, ha señalado a Europa Press que están «aún por determinar», pero ha querido hacer hincapié en el «peligro» que en verano suponen los «desplazamientos cortos por carreteras convencionales».

En este punto, el teniente jefe del destacamento de Tráfico de Ciudad Rodrigo ha incidido en el hecho de que, al menos uno de los ocupantes del vehículo no llevaba puesto el cinturón de seguridad, ya que era un «cinco plazas» y viajaban seis personas. «Los forenses determinarán si el resto de pasajeros lo tenían puesto o no», ha añadido.

El accidente de Galisancho cierra una semana trágica con diez muertos en las carreteras de Castilla y León, tres de ellos menores, en seis accidentes de tráfico.

Uno de los accidentes se produjo en el municipio zamorano de Villanueva del Campo, donde perdía la vida un hombre de 39 años, mientras que en Valladolid han ocurrido otros dos, en Torrelobatón, donde una joven de 14 años perdía la vida después de que el vehículo en el que viajaba se saliera de la carretera y en Zaratán, donde un motorista de 54 años fallecía tras una colisión con un turismo.

Otros tres accidentes se producían en Burgos. El viernes, fue un camionero de 50 años el que perdía la vida como consecuencia del vuelco del camión que conducía en la autopista AP-1, en el término municipal de Monasterio de Rodilla, mientras que este domingo dos motoristas perdían la vida en el Valle de Losa y en el puerto del Escudo.