cueva murcielagos zuheros
Cueva de los murciélagos de Zuheros. / Foto: Ayto. Zuheros.

Adentity

banner-cordoba-digital

Dobuss

Bebrand

Alvaro Sánchez. Un estudio realizado por los profesores de la Universidad de Córdoba Manuel Rivera, Ricardo Hernández y Amalia Hidalgo, que toma como base una encuesta a los visitantes del monumento natural de la Cueva de los Murciélagos, que recibe en Zuheros (Córdoba) la visita de unos 15.000 turistas al año, ha concluido que, con una mejor gestión y promoción del enclave se incrementarían las pernoctaciones y la estancia media en el entorno del Parque Natural de las Sierras Subbéticas. I

Así, según la información facilitada a Europa Press por el profesor de la Facultad de Derecho y Ciencias Económicas y Empresariales Ricardo Hernández, la investigación concluye que «entre los aspectos que mejorar en la Cueva de los Murciélagos, según lo manifestado por los encuestados, son el transporte público, la información a los visitantes y las rutas señalizadas».

También consideran los visitantes del monumento natural que puede mejorarse «la oferta complementaria de ocio para familias con niños y la mejora de la accesibilidad global, que podría atenderse, por ejemplo, con aplicaciones adaptadas para usuarios con problemas auditivos o visuales, textos explicativos adaptados y audioguías».

Estas mejoras, según han señalado estos especialistas en su estudio, «junto con una mayor y mejor promoción del monumento natural, podrían facilitar un mayor número de pernoctaciones en el entorno del parque natural y una mayor estancia media». En cualquier caso, los resultados obtenidos con la investigación «permiten conocer un caso de relativo éxito», pues la Cueva de los Murciélagos «puede convertirse en el centro de atracción de la Subbética en materia de turismo», pues, aunque «tiene un largo camino que recorrer», también «es cierto que los resultados arrojan como la experiencia satisface realmente las expectativas de los turistas», que también manifiestan que «todavía es mejorable la experiencia turística en el interior de la Cueva, así como la promoción y la gestión» de la misma.

Estos resultados son fruto de la investigación de la vicedecana de la Facultad de Derecho y Ciencias Económicas y Empresariales, Amalia Hidalgo, del profesor de la Facultad de Filosofía y Letras Manuel Rivera, y del ya mencionado Ricardo Hernández, quienes han publicado su estudio en la revista nacional ‘Pirineos’, perteneciente al Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC).

Entre otros datos, obtenidos mediante una encuesta a los visitantes del monumento natural por excelencia de la provincia de Córdoba, resalta el predominio abrumador de los visitantes de origen nacional, lo cual incide de manera decisiva en la «débil ocupación anual, la limitada estancia media y la fuerte estacionalidad», pues «el máximo de ocupación y afluencia de visitantes se produce en los meses de verano, pese a las rigurosas temperaturas estivales de esta zona». P

or otra parte, se deduce de los resultados obtenidos «la importante ayuda que pueden prestar los monitores o guías-intérpretes de naturaleza», considerando los autores del estudio que, «además de la satisfacción global de los turistas, debe cuidarse la calidad de la experiencia, buscando beneficios para los visitantes, como la calidad de los equipamientos y servicios y la atención al público por parte del personal».

Estos aspectos, según se ha comprobado en la investigación, «son mejor gestionados en la Cueva de los Murciélagos que en el Centro de Visitantes de Santa Rita, donde ni tan siquiera existen guías-intérpretes ni monitores e incluso este servicio ha ido en regresión en los últimos años».

Por último, los autores destacan la necesidad de que el monumento natural de la Cueva de los Murciélagos se dote de un Plan de Ordenación y Gestión Integral específico y de un estudio de capacidad de carga turístico-recreativa, «teniendo en cuenta la fragilidad medioambiental de este recurso patrimonial y la importante afluencia de visitantes de diversos perfiles que registra: arqueológicos y científicos, familias y grupos de amigos, escolares, tercera edad, turistas generalistas y especializados».