Centro de Salud Lucano de Córdoba.

Adentity

banner-cordoba-digital

Bebrand

CBN. El secretario general del Sindicato de Sanidad y Sectores Sociosanitarios de CCOO de Córdoba, José Damas, califica de “juego de cifras” y de “publicidad engañosa” los datos facilitados por la Junta de Andalucía en relación a las listas de espera de la sanidad pública cordobesa, que suman 67.109 personas a la espera de una intervención quirúrgica o de ser atendidas en una consulta de especialista, según los datos publicados por el propio Servicio Andaluz de Salud (SAS) en un comunicado el 16 de julio, donde además se reconoce que la media de días de espera para intervenciones quirúrgicas aumenta en el Hospital Reina Sofía.

“La cifra publicada por el SAS acumulando 13.326 personas en espera para una intervención quirúrgica y 53.783 personas en espera para ser atendidas por un especialista es intolerable y no es cuestión de rentabilizar un dudoso plan de choque a modo de cuña publicitaria para solo informarnos que en seis meses se ha conseguido reducir levemente las elevadas cifras de las listas de espera. Cifras que bailan al ritmo de los intereses de la política gobernante y que en realidad necesitan un verdadero plan asistencial que aborde el problema de raíz cuanto antes, para evitar un agravamiento en un futuro próximo”, asevera el dirigente sindical.

Para Damas es imprescindible que la Junta de Andalucía no se quede en un “escaso e ineficiente plan de choque” y aborde el problema estructural y organizativo que sufre la sanidad pública andaluza. “Y para ello se debe trabajar por un plan asistencial global, que haga frente a las necesidades reales de los problemas de salud que hoy sufre la ciudadanía andaluza y, que si no va acompañado de medidas eficaces, desgraciadamente veremos cómo siguen aumentando las cifras en las listas de espera sanitarias”, añade el líder sindical.

A juicio de CCOO, el plan de choque para reducir las listas de espera nace sin dotación extra de profesionales sanitarios médicos, enfermeras, auxiliares y celadores, etc, que, unido a la escasa plantilla, hace imposible el adecuado funcionamiento o rentabilidad de quirófanos, lo que genera una sobrecarga es estos servicios y en otros como reanimación, plantas de hospitalización, servicios de diagnóstico, etc. “En la provincia de Córdoba nos faltan médicos especialistas y, además, en los próximos años se espera una avalancha de jubilaciones de estos profesionales. Si las plazas de personal médico especialista en formación MIR no aumentan, en relación a la demanda que pide a gritos la sanidad, el problema de las listas de espera no se solucionará con un plan de choque y algunos incentivos económicos para algunos profesionales, sino que a medio plazo lo vamos a sufrir en mayor medida”, señala Damas, que asegura que este verano se está viendo cómo se agotan hasta las listas de la bolsa de empleo del personal de enfermería, situación que se empieza a dar en otras categorías y que sin duda va a repercutir en el engrosamiento de las listas de espera.

“El acceso al sistema sanitario público debe ser un derecho y una garantía y la salud es fundamental e incuestionable y una de las principales preocupaciones de la ciudadanía. Nuestra calidad y esperanza de vida van en aumento, por lo que nuestros gestores sanitarios deben anticiparse a la nueva realidad social y demanda asistencial que se nos avecina y, para ello, deben trabajar por un plan global asistencial sanitario que rentabilice al máximo nuestra red asistencial sanitaria, en la que se garantice una adecuada plantilla de profesionales sanitarios especializados, con unas condiciones laborales y económicas dignas que evite su fuga a otras comunidades autónomas o al sector privado”, mantiene Damas.

 

 

 

.