Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

CBN. Reproducimos integramente comunicado de prensa:

«El Colegio de Aparejadores y Arquitectos Técnicos de Córdoba (COAATCO) formuló
reclamación contra el Gerencia Municipal de Urbanismo de Córdoba (GMU), frente a la
Secretaría del Consejo para la Unidad de Mercado, con motivo de la denegación sistemática de Gerencia sobre la capacidad de los Arquitectos Técnicos para tramitar expedientes de
edificaciones en situación de Asimilados Fuera de Ordenación (AFO).

Recientemente, en fecha 12 de julio de los corrientes, la Secretaria del Consejo para la
Unidad de Mercado (SCUM) y la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) emiten informes en los que constatan que este criterio de la GMU de Córdoba supone una barrera u obstáculo para la unidad de mercado,resaltando el error padecido por este organismo. Pese a ello, la GMU parece no tener intención de rectificar.

Tal y como expone el COAATCO en su reclamación, en materia de edificaciones y
asentamientos en situación de AFO, la negativa por parte de la GMU a observar la competencia de los Aparejadores y Arquitectos Técnicos es sistemática e injustificada y, siendo éste un hecho notorio entre el colectivo, estos han venido dejando de lado estos trabajos,simple y llanamente, por no hacer perder el tiempo a sus clientes, quienes pueden verse abocados a un callejón sin salida donde, finalmente, han de iniciar de nuevo el trámite de la mano de un Arquitecto, profesional para el que este organismo, por el contrario, si observa sin cortapisas su competencia. Lo aquí dicho, lamentablemente, es extensible a otros ayuntamientos de la provincia de Córdoba que siguen el criterio de GMU, frente a los que este Colegio ya ha iniciado los trámites para llevar la situación a la legalidad vigente.

Así las cosas, la CNMC y la SCUM respaldan el criterio del COAATCO estableciendo en sus
recientes informes que, de un lado, el criterio mantenido por Gerencia de exigir la titulación de Arquitecto para redactar la documentación requerida para la tramitación de reseñadas
edificaciones AFO, constituye una restricción de acceso a la actividad económica y una barrera a la aplicación de los principios de garantía para la unidad de mercado, de este modo el Ayuntamiento “tan solo se limita a interpretar de forma errónea , el alcance de las reservas de algunas de algunas de las actividades del proceso constructivo contenidas en la LOE” (Ley de Ordenación de la edificación), y todo ello por cuanto “la emisión de un informe sobre la aptitud de una edificación para destinarla a un uso residencial, es decir, analizar si cumple las condiciones de seguridad, habitabilidad y salubridad, no tiene idéntica incidencia en dichos motivos ni exige conocimientos sobre las técnicas constructivas que impidan a otros profesionales realizarlo con las adecuadas garantías para la preservación del interés protegido.

Solo si el contenido de la certificación exigiera de forma inevitable y justificada conocimientos técnicos propios de la arquitectura, podría exigirse que fueran emitidas por esos profesionales.”
Más aún, en lo que se refiere a la competencia de los Arquitectos Técnicos, la CNMC
enumera en su informe una suerte de atribuciones profesionales, regladas en la ley de esta
materia, y una serie de requisitos que se han de cumplir para la obtención del Título habilitante para el ejercicio de esta profesión, que avalan sobradamente la capacidad de estos técnicos para realizar la actividad aquí relacionada.

Por el contrario, la Gerencia, en su informe emitido a instancias de la SCUM, de fecha
30/04/19, sorprende reafirmándose en su criterio y, más bien, alegando una nueva postura al decir que “cuando el requerimiento se refiere a técnico competente, no está excluyendo la competencia de los arquitectos técnicos, si no que la documentación deberá venir firmada por técnico competente en aspectos puntuales de la documentación técnica aportada”, refiriéndose en este particular al estudio de compatibilidad urbanística para el que, según este organismo, los arquitectos técnicos no están capacitados, sin más.

Pese a ello, es de pura lógica pensar que si el trabajo es presentado por un arquitecto
técnico y a éste se le requiere para que lo presente un técnico competente, es claro que se le está negando la competencia, además, con esta contestación, la Gerencia vuelve a provocar la restricción de acceso a la actividad económica y a levantar una barrera a la aplicación de los principios de garantía para la unidad de mercado, hechos precisamente denunciados por el COAATCO en este procedimiento.
Si bien los informes de la SCUM y CNMC no son vinculantes, en adelante, en caso de que la
GMU mantenga esta postura respecto a sus colegiados, el COAATCO anuncia que tomará
medidas más contundentes y efectivas.»