Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

Redacción.- La VI Lanzadera de Empleo de Córdoba comenzó a funcionar a finales de marzo para ayudar a una veintena de personas en situación de desempleo a reactivar su búsqueda de trabajo con nuevas técnicas y herramientas de orientación laboral acordes al nuevo mercado laboral: continuamente cambiante, más tecnológico y digital, y con nuevas profesiones emergentes.

Esta lanzadera la iniciaron 13 mujeres y 7 hombres, con edades comprendidas entre los 27 y los 57 años; y diversos perfiles formativos: ESO, Formación Profesional, Bachillerato y estudios universitarios. Durante estos primeros meses, el equipo ha realizado talleres de autoconocimiento e inteligencia emocional para aprender a hacer un plan de búsqueda de trabajo y enfocar su objetivo laboral; actualización y modernización de currículos; simulaciones de entrevistas de trabajo y procesos de selección grupal. Asimismo, han aprendido nuevas técnicas de comunicación, marca personal y promoción profesional, así como de búsqueda de trabajo en el entorno digital.

El delegado de Empleo ha explicado que la nueva metodología que se desarrolla en las lanzaderas consigue sobre todo una cosa, superar la soledad que supone la búsqueda de trabajo. «El compartir esa experiencia de manera grupal y mejorar de manera conjunta sus habilidades hace que esa tarea sea mucho más llevadera y finalmente dé sus frutos. De hecho, de las 20 personas que iniciaron la lanzadera 9, el 45%, ya ha conseguido empleo».

Herrador ha insistido en que este es el nuevo enfoque de políticas de empleo en el que se encuentra trabajando el Gobierno Andaluz «que considera imprescindible fortalecer la labor de orientación del SAE, que pone a disposición de la ciudadanía las redes de oficinas de empleo y unidades de orientación profesional, distribuidas por todo la provincia, que juegan un papel fundamental en el asesoramiento durante la búsqueda de empleo, la inserción laboral y el acompañamiento de personas desempleadas; en especial de aquellos colectivos que presentan mayores dificultades para la inserción en el mercado de trabajo».

Por su parte, la responsable del IMDEEC, Blanca Torrent, ha destacado que son dos las palabras claves que definen este proyecto “confianza y seguridad” y ha incidido en que los diferentes perfiles de las personas participantes, con diferentes edades y categorías profesionales, “supone un valor importante en el trabajo que desarrollan. Son capaces de aunar, hacer equipo y trasmitir viniendo de diferentes sectores y eso conforma un valor enorme que es muy importante en el mundo laboral”.

Ganan en seguridad y confianza

Tenemos bastantes perfiles senior, de gente que después de muchos años trabajando se ha visto por primera vez en desempleo y no sabía por dónde empezar. Consideran que todo lo aprendido les ha hecho sentirse más seguros y afrontar con más confianza procesos selectivos a los que llevaban años sin acudir”, explica Ana Huertos, técnica de la Fundación Santa María la Real que gestiona la lanzadera, quien destaca el carácter solidario de su equipo y del programa.

Muchos de los talleres, especialmente en competencias digitales, los han dado otros miembros del equipo que han querido compartir sus conocimientos y experiencias con el resto de compañeros. También han ayudado mucho a que participantes de otros países encontrasen en la Lanzadera un rede de apoyo e información”, concluye.

Trabajan por proyectos

Para dar muestra de su proactividad, varios integrantes de la lanzadera han intervenido para contar cómo se han distribuido las funciones y han creado varios proyectos para hacer que su búsqueda de trabajo sea colectiva, organizada, más profesional y eficaz. De esta manera, mientras unos organizan una base de datos con sus perfiles profesionales, otros buscan ofertas de trabajo, otros alimentan su web y perfiles en redes para lograr mayor visibilidad y posicionamiento.

Primeros resultados

Fruto del trabajo colectivo y del esfuerzo individual, ya hay 9 personas que han encontrado trabajo en varios sectores: hostelería, educación, agricultura, limpieza o educación social, entre otros. Algunos de ellos, tratan de acomodar sus horarios para compatibilizar su trabajo con la Lanzadera y seguir colaborando hasta el final. “Hay una chica que hace turnos de noche y luego viene aquí”, explica el equipo cordobés.

De momento es una cifra muy provisional, ya que el balance final lo sabremos en agosto. No obstante, es algo muy positivo teniendo en cuenta que ahora potencian las visitas a las empresas, acuden a eventos profesionales y aumentan su red de contactos. El reto será llegar a igualar o superar los buenos resultados de ediciones anteriores, en las que se llegó al 60% de inserción”, ha recordado Nuria Campón.

Por su parte, la representante de Fundación Telefónica ha destacado que este tipo de visitas permite poner rostro a los protagonistas de las lanzaderas, conocer sus avances y retos para reforzar sus competencias, especialmente las digitales, y mejorar su empleabilidad. “Nos permite demostrar que esta metodología, innovadora y diferencial, es eficiente y eficaz en la lucha público-privada contra el paro”, ha especificado Cristina de la Cuesta.