Los activistas después de recoger miles de colillas en la Barceloneta/ JOAN SÁNCHEZ (El País).

Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

Más de 80 voluntarios convocados por el movimiento No Más Colillas en el Suelo recogieron ayer 221.900 colillas en una hora y media del paseo marítimo de la Barceloneta.

Los activistas juntaron todas las colillas recogidas en garrafas de plástico en una enorme montaña con la que pretendieron visibilizar el problema de suciedad y salud pública que suponen las colillas que abandonan los fumadores.

El movimiento No Más Colillas en el Suelo denuncia que las colillas son el principal residuo que los usuarios lanzan a la arena de la playa y aseguran que una sola colilla es capaz de contaminar diez litros de agua salada y hasta 50 litros de agua dulce. Los activistas exigen a las administraciones, entre otras medidas, que se prohíba fumar en las playas o como mínimo que se obligue a utilizar ceniceros portátiles a los fumadores.