Javier Collado

Dobuss

Redacción.- El Gobierno ha pedido al Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) el cierre cautelar de las llamadas ‘embajadas’ catalanas de Berlín, Londres y Ginebra al considerar que su actividad es «lesiva para los intereses del Estado» y está «al servicio de un proyecto secesionista inconstitucional», según ha informado este martes el Ministerio de Asuntos Exteriores en un comunicado La Generalitat las reabrió hace un año junto a las de Estados Unidos, Italia y Francia después de que fueran cerradas en aplicación del artículo 155.

El Gobierno considera que la actividad de todas ellas «en su conjunto» está resultando «dañina» para el Estado, pero solo ha pedido el cierre de las de Alemania, Reino Unido y Suiza al considerar que la actuación de estas tres en concreto «responde con singular intensidad» a los objetivos de proceso independentista declarado inconstitucional por el Tribunal Constitucional.

El Ministerio de Asuntos Exteriores, que ha planteado esta solicitud ante la justicia a través de la Abogacía del Estado, señala que estas oficinas de la Generalitat persiguen un «fin inconstitucional como es la creación de una estructura de estado, al servicio de un proyecto de transición nacional de carácter secesionista inconstitucional, con grave perjuicio, además, para la política exterior de España».

La Abogacía ha presentado un escrito para pedir la paralización de la actividad de estas delegaciones de Berlín, Londres y Ginebra en el marco del recurso contencioso administrativo interpuesto ante el TSJC contra el Decreto 126/2018, de 26 de junio de 2018, del Gobierno de la Generalitat de Cataluña, de restablecimiento de las Delegaciones de Gobierno de la Generalitat en el Reino Unido e Irlanda, Alemania, Estados Unidos de América, Italia, Suiza y Francia.

El pasado 27 de junio también recurrió la apertura de las «embajadas catalanas» en México, Argentina y Túnez por considerar que son «instrumento fundamental» para promover las tesis del secesionismo y «denigrar» la imagen internacional de España, informa Efe.

Las relaciones internacionales, competencia del Estado

En el escrito, el Ministerios de Exteriores argumenta que la actividad de las tres delegaciones para las que se pide el cierre «se encuentran en funcionamiento y contraviniendo de forma evidente con su actividad entre otros, un título competencial y exclusivo del Estado, como las relaciones internacionales (art. 149 CE), como límite de la acción exterior de las comunidades autónomas».

En la nota difundida este martes, Exteriores «lamenta tener que solicitar» esta medida, pero insiste en que «no se le deja otra opción para preservar el mandato legal que sitúa dentro de la competencia exclusiva del Estado la posibilidad de establecer medidas que regulen y coordinen las actividades con proyección externa de las Comunidades Autónomas».

Todo ellos, añade, sin discutir la «legítima ‘acción exterior’ que Cataluña (como cualquier otra comunidad autónoma) puede desplegar en el ámbito de sus competencias, conforme al ordenamiento Constitucional y Estatutario y la jurisprudencia».

Fuentes del TSJ de Cataluña han confirmado que han recibido este martes el escrito de la Abogacía del Estado y que será la sección 5ª de la sala del Contencioso Administrativo el que tendrá que resolver si admite o no a trámite la media cautelar que pide Exteriores.