Javier Collado

Dobuss

Científicos de la Universidad de Columbia y la Institución Oceanográfica Woods Hole han encontrado un gigantesco acuífero de agua dulce bajo el océano Atlántico. Esta masa de agua, según CNN, abarca la costa desde Nueva Jersey hasta Massachusetts, y contiene al menos 2.800 kilómetros cúbicos de líquido, con el que podrían llenarse 1.000 millones de piscinas olímpicas.

Según el estudio, este sería el acuífero submarino de agua dulce más grande conocido en la Tierra. En declaraciones recogidas por CNN, Chloe Gustafson, autora principal del estudio, explicó que sabían que había agua dulce en lugares aislados, pero no se sabía «ni su extensión ni su geometría». «Podría llegar a ser un recurso importante en otras partes del mundo», afirmó Gustafson.

El agua dulce de este acuífero tendría que tratarse con un proceso de desalinización antes de poder ser utilizada para beber, porque el agua es sutilmente salada al haberse mezclado ligeramente con el agua del océano. Según la publicación científica estadounidense Live Science, los científicos autores del estudio concluyeron que gran parte del agua del acuífero era hielo derretido después de la última era glacial que quedó atrapado en un sedimento rocoso, y que estaba siendo alimentado por la escorrentía subterránea del agua de la costa.