Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

Redacción.- El Congreso de los Diputados ha homenajeado este jueves a las víctimas terrorismo con la presencia de todos los partidos políticos salvo Vox y de la mayoría de las asociaciones de víctimas, que han exigido «justicia» y que se preserve su «memoria» y su «dignidad» evitando que se «blanquee a los terroristas».

EH Bildu ha estado por primera vez presente en el homenaje aunque solo en el minuto de silencio. También han acudido el presidente del Senado, Manuel Cruz, y representantes de las principales instituciones del país para reconocer y apoyar a todas las víctimas.

El acto, que se celebra cada 27 de junio desde 2010 en memoria de la primera víctima, ha comenzado con el saludo de la presidenta de la Cámara, la socialista Meritxell Batet, a las asociaciones de víctimas que han acudido al homenaje. No han asistido, sin embargo, la presidenta de Covite, Consuelo Ordóñez, ni el de Dignidad y Justicia, Daniel Portero, por «coherencia» ante la presencia de los «herederos políticos» de ETA y por el «blanqueo» al líder de EH Bildu, Arnaldo Otegi en TVE, entrevistado en La Noche en 24h de TVE este miércoles. Una entrevista que ha vuelto a recibir las críticas este jueves de PP, Cs y Vox.

La presidenta de la Fundación Víctimas del Terrorismo y diputada en el Congreso, Marimar Blanco, ha alabado la labor de las instituciones españolas y de ambas Cámaras para defender a las víctimas y luchar contra los agresores. Sin embargo, ha advertido de que «el terrorismo no se puede blanquear ni poner alfombras rojas a quienes no han mostrado su arrepentimiento y buscan legitimar su pasado, borrar su culpa y dejar de sentirse por los atentados que cometieron».

Ha criticado así que EH Bildu, los «herederos legales de Batasuna» y «quienes jamás han condenado un solo acto, puedan asumir el control de las instituciones». «No todos los partidos merecen igual consideración, en política no todo vale», ha sentenciado, por lo que ha pedido no formar gobiernos con quienes actúan «como si ETA nunca hubiera existido».

Por eso, ha cargado también contra la entrevista al líder abertzale en TVE: «Es inaceptable, vergonzante y humillante que la televisión pública se convierta en un altavoz infame de un terrorista confeso como es Otegi, con el único objetivo de blanquear el brazo político de Batasuna que es Bildu». A su vez, ha añadido que las víctimas «jamás» permitirán «que se trate equilibrar el sufrimiento de las víctimas con el de quienes integraban la banda asesina o estaban próximos a ella».

Después de Blanco ha hablado Batet, quien ha destacado «la unidad de los demócratas» como un elemento «vital» para combatir el terrorismo, cuya derrota en el caso de ETA ha ido de la mano desde el «respeto del Estado de Derecho» y mediante una «persecución constante». Por ello, ha pedido seguir manteniendo esa unidad con un «constante diálogo entre los ciudadanos y los partidos». La presidenta del Congreso ha dado paso a un minuto de silencio en recuerdo a las víctimas con el que ha concluido el acto de homenaje institucional a las mismas.

Unidad entre adversarios políticos

La mayoría de los partidos han aplaudido las palabras de Marimar Blanco, levantados de sus butacas. Han permanecido sentados el dirigente de ERC Gabriel Rufián, y tampoco han aplaudido el portavoz del PNV, Aitor Esteban, ni la de Unidas Podemos, Irene Montero, aunque estos sí se han puesto en pie.

La otra imagen, sin embargo, ha sido la de unidad entre partidos ideológicamente opuestos. Así, estaban juntos en la bancada la portavoz del PSOE, Adriana Lastra, el líder del PP, Pablo Casado, el de Ciudadanos, Albert Rivera, y a su derecha la portavoz de Unidas Podemos, Irene Montero.

Precisamente a la salida del Congreso, Casado ha anunciado que impulsará una reforma del Código Penal para que computen como delito los homenajes a los terroristas y para que no prescriban los delitos de terrorismo y ha asegurado que su grupo pedirá la comparecencia de la administradora única de TVE, Rosa María Mateo, por la entrevista a Otegi.

La portavoz de Ciudadanos, Inés Arrimadas, ha coincidido también en la necesidad de que los homenajes a los terroristas computen como delito y de impedir que los terroristas puedan votar fuera de España. Ha criticado además que el presidente en funciones, Pedro Sánchez, utilice la televisión pública para «blanquear» a Bildu, quienes le apoyaron en la moción de censura y con quien busca el apoyo de la investidura.

También ha hablado Irene Montero, quien ha mostrado su «compromiso irrenunciable por los derecos sociales, la paz y la convivencia» y ha destacado que este es un «día para mostrar reconocimiento y respeto a todaslas víctimas». Ha considerado sin embargo «lógico» que la televisión pública entreviste a todos los representantes políticos del Congreso.

Bildu: «Las víctimas merecen nuestro respeto y cariño»

A la salida del Congreso también ha hablado el diputado de EH Bildu Jon Iñarritu, quien ante las críticas de Marimar Blanco ha dicho «respetar lo que pueda decir cualquier víctima». Victimas que, ha afirmado, merecen el «respeto» y «cariño» de su partido.

«EH Bildu ha considerado que era importante estar en un día como hoy, acompañando a todas las víctimas de todas las violencias que han existido en este Estado, y por eso hemos acudido», ha señalado. Sin embargo, ha reconocido que su presencia podría aumentar el «dolor» de las víctimas y ha justificado con ello la presencia tan solo en el minuto de silencio.

Poco antes del acto, el líder de Vox, Santiago Abascal, anunciaba que no participaría en el homenaje porque se había convertido en una «coartada» del PSOE para el «blanqueamiento» de los terroristas. Su partido ha presentado este jueves una querella contra el expresidente José Luis Rodríguez Zapatero por, a su juicio, haber colaborado con ETA durante las conversaciones entre Moncloa y la banda terrorista para un proceso de paz.