Javier Collado

Dobuss

CBN. Con motivo de la finalización del curso académico, representantes de la Universidad de Córdoba  y de la Asociación Vecinal Unión y Esperanza de Las Palmeras han mantenido una reunión para hacer balance del proyecto de responsabilidad social que ambas instituciones han desarrollado durante este año para favorecer la incorporación y promoción académica del alumnado de esta barriada cordobesa. Ambas partes han expresado su satisfacción por los resultados obtenidos a través de esta experiencia de la que en su primera convocatoria se han beneficiado tres estudiantes que han concluido el curso con «brillantes resultados académicos».

A la reunión asistieron la vicerrectora de Políticas Inclusivas y Vida Universitaria, Rosario Mérida Serrano; la gerente de la Universidad de Córdoba, Luisa Margarita Rancaño Martín; el presidente de la Asociación Vecinal Unión y Esperanza de Las Palmeras, Luis Maya; una de las alumnas voluntarias de la UCO, Carmen Sánchez Muñoz y los estudiantes Judit Molina  Casado, Selenia García Castillejo y Ramón Bermúdez Romero, beneficiarios del programa.

 Durante el encuentro se  hizo una valoración global del proyecto, consistente en la concesión de ayudas económicas a las familias para favorecer la incorporación y promoción académica del alumnado preuniversitario del Barrio de Las Palmeras y un programa de voluntariado universitario para acompañamiento a estudiantes de esta zona para cursar titulaciones oficiales.   Ambas partes, Universidad y representación vecinal, coincidieron en indicar como fortalezas la ayuda, el asesoramiento y apoyo permanente que se ha producido entre los y las voluntarias y el alumnado de las Palmeras. Las dos instituciones también han destacado «la creación de un vínculo de relación entre ambos miembros que ha fortalecido la relación y les ha permitido afrontar circunstancias difíciles para el estudio con más tesón, ilusión y perseverancia».

Su esfuerzo ha permitido a Selenia García graduarse en el Ciclo Formativo de Grado Medio en Actividades Comerciales y a Judith como Técnica en Atención a Personas en Situación de Dependencia, obteniendo unos resultados académicos brillantes. Por su parte, Ramón Bermúdez ha promocionado al segundo curso de Bachillerato, mostrando un alto interés por continuar sus estudios en el Grado de Educación Social de la Universidad de Córdoba.

A tenor de los resultados, el nivel de satisfacción de todos los agentes implicados es alto.  En este sentido, Rosario Mérida ha señalado que «el compromiso de la Universidad de Córdoba para impulsar el talento de las personas pertenecientes a barriadas con necesidad de transformación social es fuerte», así como su convicción de que «la mejor herramienta para la equidad y justicia social es la educación».