Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

CBN. La portavoz del grupo municipal socialista, Isabel Ambrosio, hace un llamamiento al cogobierno, «para que cumpla la ley de memoria democrática, así como los acuerdos del pleno del Ayuntamiento, que aprobaron la supresión de nombres franquistas del callejero de la ciudad, basándose en el dictamen de la comisión de memoria histórica».

Reproducimos el comunicado en su integridad:

(…) Ante las noticias de los últimos días, según las cuales, el cogobierno del Ayuntamiento de Córdoba, está dispuesto a revertir el cambio de nombre de algunas de las calles afectadas por la Ley de Memoria Democrática, la portavoz del Grupo Municipal Socialista, Isabel Ambrosio, ha hecho un llamamiento al Alcalde, José María Bellido, para que cumpla la ley, así como el acuerdo plenario municipal del 12 de febrero de 2018, que asumió el dictamen de la comisión de la memoria histórica, que propuso el cambio de nomenclatura de las calles de nuestra ciudad, rotuladas con el nombre de personas relacionadas con el golpe de estado contra la República y con la implantación, institucionalización y desarrollo del régimen dictatorial franquista.

Isabel Ambrosio ha anunciado que el Grupo Municipal Socialista, estará vigilante para evitar que bajo cualquier artificio administrativo, el cogobierno municipal, consume la marcha atrás anunciada por su portavoz, devolviendo el franquismo al callejero de Córdoba.

El anuncio de la firma de una “providencia”, por la que la avenida Flamenco, la calle Foro Romano y la plaza de los Derechos Humanos volverán a llamarse, respectivamente, Conde de Vallellano, José Cruz Conde y Antonio Cañero, -aunque para ello se utilice el subterfugio de nominarlas como, Vallellano, Cruz Conde y Cañero-, contraviene flagrantemente la Ley de Memoria Democrática, como queda suficientemente acreditado en el dictamen aprobado por el Pleno del Ayuntamiento y elaborado por la comisión de expertos constituida a tal efecto.

Como afirma el profesor titular de Historia Contenporánea de la Universidad de Córdoba, Francisco Acosta, “José Cruz Conde, Antonio Cañero y el Conde de Vallellano, “seguirán siendo personas inequívoca, clara, e indiscutiblemente vinculadas al golpe militar y al franquismo en nuestra ciudad” y por lo tanto volver a poner sus nombres, a las calles recientemente rebautizadas, supondría una violación flagrante de la Ley, lo que según Isabel Ambrosio “no vamos a consentir, utilizando para ello, todas las medidas administrativas y judiciales a nuestro alcance”.

La portavoz del Grupo Municipal Socialista, ha recordado que bajo su mandato, la ciudad de Córdoba, se ha colocado en la vanguardia de nuestro país, en lo que al cumplimiento de la Ley de Memoria Democrática se refiere. En ese sentido recordó la campaña de exhumaciones iniciada en las fosas del cementerio de la Salud; el homenaje al alcalde socialista a los concejales y a los trabajadores municipales, asesinados tras el golpe de estado de julio de 1936; así como la rehabilitación administrativa de las decenas de funcionarios depurados, por haberse mantenido leales al régimen republicano legalmente constituido.

Isabel Ambrosio ha querido recordar a José María Bellido que la Ley de Memoria Democrática, como todas las leyes, está para cumplirse y que los primeros que deben dar ejemplo de ese cumplimiento, son los responsables institucionales.

La portavoz del Grupo Municipal Socialista ha querido tranquilizar a las asociaciones memorialistas y a las familias de las víctimas cordobesas de la represión franquista, respecto a la firmeza con la que el PSOE, se va a emplear en el Ayuntamiento, para garantizar el cumplimiento de la ley de Memoria Democrática, en la ciudad de Córdoba (…)