Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

Luciano López, el propietario del bar Biarritz de Bilbao, se convirtió en héroe hace unos días. Una anciana de 90 años, clienta de toda la vida del local, sufrió una indisposición y tuvo que ser trasladada a un centro hospitalario en ambulancia. En el proceso, se dejó en el bar el carrito de la compra que portaba, según informa Antena 3.

El dueño del bar se dio cuenta de que la mujer se había dejado el carro y cuando lo abrió para ver de qué manera podía ponerse en contacto con ella, descubrió que en su interior había 40.000 euros, divididos en varios sobres. Luciano se llevó el dinero a su casa y lo escondió debajo del colchón. Posteriormente, se lo entregó a la ertzaintza.

Los agentes entregaron posteriormente el dinero al hijo de la mujer, que había sufrido un infarto. El hostelero no ha dejado de recibir felicitaciones de los parroquianos que suelen parar en el bar. Él asegura que en ningún momento pensó en quedarse el dinero «y eso que debo dinero a la Seguridad Social y a Hacienda».