Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

Alvaro Sánchez. La Selección Femenina ha caído derrotada ante Estados Unidos por 1-2 en los octavos de final del Mundial que se celebra en Francia.

A pesar de la eliminación, las españolas han mostrado una excelente imagen y no se lo han puesto nada fácil a Estados Unidos, que ha necesitado de dos penaltis para superar la eliminatoria.

Después de un comienzo un poco loco, que incluyó un primer penalti que le dio la ventaja a EEUU, España hizo lo más difícil: obtener el empate en su segundo intento de anotar.

Además, el gol de Hermoso ha sido el primero que Estados Unidos ha concedido en esta Fase Final del Mundial. El equipo norteamericano no recibía un gol desde la final del Mundial de 2015, en la que derrotaron 5-2 a Japón.

Tras el empate, el equipo español ha competido muy bien, generando constantes problemas a las americanas por las bandas, y cuando el ritmo del juego bajó un poco, fueron incisivas y agresivas.

No obstante, el segundo gol de las americanas en el último tramo de la segunda parte, supuso un jarro de agua fría que no obstante, muy pronto superaron anímicamente no dejando de atacar para igualar el partido hasta su conclusión.

España ha quedado eliminada, pero contra Estados Unidos  han demostrado, incluso más que contra Alemania, que están listas para competir contra los mejores equipos del mundo. Sabían que necesitaban hacer un partido casi perfecto para tener oportunidad de ganar y eso es lo que hicieron. Igualaron la fuerza física de las americanas, y fueron agresivas al atacar y al defender. Mejoraron su precisión frente al gol. Se mantuvieron unidas y lograron complicar a las vigentes campeonas.

Estados Unidos solo anotó desde el punto de penalti y España nunca se rindió. Trataron de obtener el empate hasta el final.

Hicieron historia en su segundo Mundial, y después de lo que mostraron hoy, no hay dudas: lo mejor está por venir y será más temprano que tarde.

Estados Unidos han avanzado a cuartos de final, pero no sin antes afrontar una gran batalla de España. El juego rápido y físico de las españolas ha sido la prueba más dura que  ha tenido hasta el momento.

Estados Unidos acumula 14 partidos sin perder en la Copa Mundial Femenina de la FIFA, y están ahora a solo un partido de la marca de Alemania (2003-2011). La última derrota del conjunto norteamericano fue en 2011 ante Suecia.