Adentity

banner-cordoba-digital

Dobuss

Bebrand

El tenista español Feliciano López ha vencido por 6-2, 6-7 (4) y 7-6 (2) a Gilles Simon, logrando por segunda vez en su carrera el título de campeón del Fever-Tree Championships de Queen´s, en Inglaterra.

Esta ocasión, sin embargo, ha sido muy diferente a 2017, cuando conquistó el trofeo por primera vez: hace unas semanas, López aterrizó en Londres como No. 113 del mundo, tras 877 semanas entre los 100 mejores del mundo, con un balance de 3 victorias y 8 derrotas en el año y con una invitación de la organización de Queen’s bajo el brazo, quizás la última oportunidad para volver a reengancharse a la clasificación, la vía de acceso a los mejores torneos del ATP Tour.

A los 37 años, López no solo ganó el segundo título de su carrera en Queen’s, el séptimo de su carera, sino que se ha asegurado regresar a la zona media del Ranking ATP (sobre el No. 53), lo que le permitirá evitar muchas fases previas e invitaciones para poder disputar los cuadros finales de los torneos.

López, que el sábado cerró una jornada agotadora después de superar a Felix Auger-Aliassime en individuales, de rematar su partido de cuartos de dobles con Andy Murray y de volver una vez más a la pista para conquistar también las semifinales, arrancó la final sin rastro de cansancio.

Rompiendo el saque de Simon en el primer juego del partido, López ya avisó de su candidatura al triunfo. El español, que consiguió volver a romper el saque del francés en el primer parcial, cerró su triunfo en ese primer set con un ace, y después de haber mantenido el control del marcador en todo momento sin sobresaltos.

López se había impuesto a Simon en 5 de los 7 partidos precedentes, y siempre en los tres disputados sobre hierba en Wimbledon 2013 y Stuttgart 2017 y 2018. Y tal como comenzó la final en Queen’s, todo apuntaba en esa dirección,  en la de ver a López ganador de nuevo.

¿Qué hizo entonces Feliciano? Devolver el break en blanco y equilibrar el segundo set, que terminó decidiéndose en un desempate de vértigo. Ahí, en ese momento clave, López comenzó ganando 4-2, pero fue Simon quien firmó una remontada espectacular para anotarse el set y empatar la final, forzando a su contrario a disputar la tercera manga.

El tercer parcial estuvo marcado por los nervios, y por las opciones de break que los oponentes dejaron escapar. Hasta el 4-4, López salvó las 3 bolas de rotura que tuvo y Simon las 6 suyas, duplicando la tensión presente en la pista central de Queen’s.

Con 4-4 y 15-30, López fue capaz de exhibir sus reflejos en la red para salvar una situación complicada, quizás la más difícil a la que el español se enfrentó en toda la tarde. Pero Feliciano sacó adelante su servicio para poner el 5-4 a su favor en el marcador.

Lejos de dejarse ir, Simon igualó la apuesta de López, salvando un punto de partido con 5-6, y ambos se citaron en un tie-break decisivo cargado de nervios, emoción y presión. Con todo por decidir en ese desempate a cara de perro, fue López el que dio un paso adelante y logró el triunfo.

A veces, los sueños se hacen realidad. Que se lo digan a Feliciano López: de recibir una invitación a ser campeón, convirtiéndose en el jugador de mayor edad en ganar el torneo en la Era Open y en el tercer wild card en lograrlo, un grupo donde están Ivan Lendl (1989) y Pete Sampras (1999). Casi nada.