Adentity

banner-cordoba-digital

Dobuss

Bebrand

Redacción.- Los niños enfermos de cáncer y sus familiares del Hospital Materno Infantil de Málaga ya cuentan con la residencia Nave Espacial que ha inaugurado la Asociación española contra el Cáncer. En este centro podrán permanecer de manera gratuita durante los largos periodos de tratamiento. En el acto, al que ha  asistido el presidente de la Junta, Juan Manuel Moreno, también se han entregado distinciones al personal del hospital y a voluntarios.

Hace dos años uno de los menores ingresados en un piso de acogida para niños en tratamiento oncológico en Málaga dijo que aquel era un lugar «muy aburrido», y sus responsables se pusieron manos a la obra para transformarlo en lo que hoy es la Estación Espacial Interestelar.

La junta de la Asociación Española contra el Cáncer (AECC) en Málaga tomó nota de la queja de aquel niño y, con aportaciones de empresas e instituciones, convirtió uno de los once pisos que tiene en la capital malagueña, en los que residen los niños enfermos y sus familiares, en una nave especial que ha sido presentada este viernes.

Los niños con cáncer experimentan algo parecido a un viaje espacial, porque, al igual que los astronautas, de repente se encuentran en un entorno diferente, y cuando se les diagnostica la enfermedad les sacan de su colegio y de su barrio y llegan a un entorno a veces agresivo como un hospital, con pruebas que a veces les dan miedo.

Ahora, al llegar a esa nave espacial, se les entregará una mochila de astronauta y se les encomendará una misión en la que los jefes serán los médicos y enfermeros que les dirán las pruebas y tratamientos que deberán cumplir.

La presentación ha contado con la presencia de autoridades como el presidente de la Junta de Andalucía, Juan Manuel Moreno; de la Legión 501 de «La guerra de las galaxias», incluido el peludo Chewbacca, y de la Brass Band de Málaga, que ha interpretado la música de esa película y de «2001: Una odisea en el espacio».

Tampoco ha querido perdérselo todo un astronauta como Pedro Duque, ministro de Ciencia, Innovación y Universidades en funciones, quien a través de un vídeo ha dado la bienvenida a la nave espacial «a unos tripulantes con una misión muy especial: curaros y volver a casa».

Esos pequeños tienen «el objetivo de seguir las instrucciones de los médicos y enfermeros, que pilotarán la nave espacial y ayudarán a completar la misión con éxito», ha afirmado Duque, que ha recordado que el espacio es «un lugar lleno de desafíos», pero ha asegurado que confía «plenamente» en esos tripulantes, porque son «valientes y decididos».

Por su parte, Moreno ha alabado la «audacia e inteligencia» de la AECC al crear esta nave espacial en uno de sus pisos y se ha comprometido próximamente a «dar la bienvenida a los tripulantes de una aventura que es solo para valientes, en un viaje extraordinario con una gran misión por delante que es volver a casa».

El presidente andaluz ha transmitido además su «respaldo y admiración» a los familiares de los niños enfermos, «que se enfrentan a una enfermedad dura con una enorme fortaleza», y ha añadido que el cáncer «todavía nos impresiona, pero ya no nos aterroriza como hace unos años».

Ha recordado que los presupuestos andaluces que «espera, desea y confía» que se aprueben el 18 de julio en el Parlamento andaluz incrementarán en casi 750 millones de euros la partida para la sanidad pública, a la que se destina un tercio del importe de las cuentas.