Imagen: Mediaset.

Supermercados Piedra

Dobuss

Nadie quiere olvidar quien es, ni parte de su vida, pero lo cierto es que el Alzheimer afecta a una persona cada tres segundos en todo el mundo. Cada vez hay más estudios que ayudan a que el paciente consiga tener un rato agradable rodeado de sus familiares. A la musicología se suma esta innovadora terapia con muñecos que se utiliza para motivas sus emociones y, sobre todo, para calmarlos en algunas situaciones sin llegar a utilizar fármacos. La memoria emocional es la última que se pierde y, por eso, estimularla ayuda a conservar algunos recuerdos y comportamientos.
Esta innovadora terapia consiste en que los enfermos de alzheimer cuiden a los muñecos como si se trataran de sus propios hijos. Los pacientes hacen gimnasia, comen y descansan junto a ellos, aunque siempre supervisados por una terapeuta ocupacional que asegura que «muchas veces no tienen ese estimulo o esa persona de referencia que ellos necesitan», y por lo tanto y gracias a la terapia con muñecos, eses estimulo está ahí.
Algunos de los pacientes que ya han probado esta terapia son capaces hasta de cantar nanas a sus bebés, darles besos y abrazos y cuidarles. Es el caso de Vicente, un enfermo al que el Alzheimer le robo el habla, la memora pero no los sentimientos. O Esther que se le enciende el rostro, y por segundos, consigue volver a la realidad que la enfermedad le arrebato hace ya seis años.
Nada más hay que ver el brillo de sus ojos y la ilusión que desprender para ver que esta terapia no hace daño a nadie, sin embargo, algunos familiares rechazan la idea de que sus seres queridos ‘jueguen’ con muñecos porque piensan que les infantiliza.