Adentity

banner-cordoba-digital

Dobuss

Bebrand

Elena Páez. Lo primero que llamó la atención del público y de los jueces cuando entró al escenario fue su calzado luminoso. Luego, algunos se sorprendieron con el instrumento que llevaba entre sus manos. No es habitual ver a un niño con un violín.

Tyler Butler-Figueroa contó que tenía 11 años y que era de Raleigh, Carolina del Norte. La cantante y coreógrafa Julianne Hough le preguntó a qué edad había empezado a tocar.

«Empecé a tocar el violín a los 7 años y medio», respondió Tyler. «¿Qué te hizo empezar a tocar?», inquirió la miembro del jurado.

«Quise empezar a tocar el violín porque me hacían bullying en la escuela». La respuesta sorprendió a todos, pero lo que terminó de conmoverlos fue enterarse por qué lo acosaban en la escuela.

«Porque tenía cáncer y casi me muero», afirmó el niño. Cuatro años y medio tenía cuando le diagnosticaron leucemia, que es un cáncer en la sangre.

«Un día fuimos a cenar y dije que algo no se veía bien en él. Estaba algo pálido. Así que mi instinto materno me hizo llevarlo a la sala de emergencias», contó la madre de Tyler.

«Dijeron que le tomarían pruebas de sangre y volverían. Cuando regresaron, los médicos dijeron que tenía cáncer. Fue el peor día de mi vida», agregó.

«Los médicos me trataron con quimioterapia —dijo el niño—. Cuando perdí el pelo estaba muy triste y me avergonzaba ir a la escuela. Se reían de mi porque era diferente. Esparcían rumores y decían que mi cáncer era contagioso. Entonces, todos querían alejarse».

Un día, Tyler vio un panfleto en la escuela que decía que había clases de violín gratis. «Mamá, quiero hacerlo, quiero hacerlo», insistía el niño, a pesar de que nadie en su familia tocaba ningún instrumento.

«Practicaba en mi habitación y cuanto más lo hacía, más mejoraba», contó Tyler. «Cuando empezó esa clase fue como un rayo de sol. Estaba lleno de energía, feliz. Sentía que había recuperado a mi hijo», dijo la mujer, emocionada.

«Cuando toco el violín me olvido de todas las cosas malas. Dejé de ser el niño con cáncer. Ahora soy el niño que toca el violín», afirmó el pequeño músico.

Cuando terminó la historia, todos querían escucharlo tocar. Tyler interpretó «Stronger», de Kelly Clarkson, que parece escrita para él. Y su talento impactó al jurado y al público.

«Quisiera decirles algo de tu parte a los que te hacían bullying», dijo Simon Cowelldespués de escucharlo. Entonces, presionó el Golden Buzzer (timbre dorado), que lo envía directamente a las rondas en vivo del show.

«¿Puedo darte la mano?», le preguntó el dueño del programa. «Disfruta cada momento de esto», le dijo. Tyler se abrazaba con su madre y lloraba de emoción.