Dobuss

Bebrand

Ella Casano es una niña de doce años que ha querido mejorar la estancia en el hospital de muchos menores. La pequeña ha ideado un oso de peluche para pegarlo a los goteros de los pequeños pacientes, con el fin de que el tratamiento con vías intravenosas no les impresione y cause miedo.
Desarrolló la idea cuando tenía siete años, tal y como recoge CNN, durante su tratamiento contra la púrpura de trombocitopenia idiopática, una enfermedad por la que los anticuerpos atacan a las plaquetas que puede provocar hematomas y sangrado.
Cada ocho semanas, la niña debía acudir al hospital a que le realizaran transfusiones sanguíneas, procedimiento que tal y como reconoce en su web le causó gran terror. Un día, como reconoce su madre Meg, cortó un osito de peluche, lo pegó a su gotero y lo llamó Medi Teddy. Tras comprobar la satisfacción de las enfermeras con el dispositivo, Meg y Ella comenzaron a fabricar y distribuir más ositos para goteros.
«Cuando comprobé que más y más niños experimentaban los mismos sentimientos, me interesé en crear una experiencia más amigable para los jóvenes pacientes, así que creé Medi Teddy ¡Espero que Medi Teddy te ayude tanto como a mi!«, explica Ella en un comunicado.
Por ahora su solidario artilugio está teniendo un gran éxito. Una prueba de ello es la recaudación que comenzaron, ella y su madre, el pasado domingo para producir 500 Medi Teddy. Unos días tardaron en alcanzar y rebasar los cinco mil dólares necesarios. Y es que este jueves alcanzaron los siete mil.