Javier Collado

Dobuss

Redacción.- Sami es un pequeño de 11 años con autismo que, preocupado por el probable despido de la profesora con la que tiene una relación más especial, ha escrito una carta mostrándole su apoyo.

En el escrito, Sami enumera todos las situaciones y momentos en los que le ha ayudado en este tiempo en el colegio.

«Aprender, saber qué hacer en cada situación, respetar y relacionarse con los demás, comprender sus sentimientos o esforzarse en las actividades que peor se le dan son algunos de los ejemplos que ha escrito.

Una red social de las familias de alumnos con Trastorno Generalizado del Desarrollo (TGD)  ha informado que Sami “llegó al cole Alejandro Rubio de Guadalix de la Sierra -Madrid- con problemas de habla, y que 8 años después toca el piano y estudia francés”.

En la carta se pregunta qué va a ser de sus compañeros de colegio, como su propio hermano Simón, de quien piensa que ”¡Necesita de la ayuda de Inma para que le vaya bien en Primaria!”, ha relatado.

También ha hecho una profunda reflexión: “Quiero demostrar que no importa como seas. Tener una discapacidad no tiene que impedirte lograr cosas, sino que lo importante es que todos podemos dar lo mejor de uno mismo”.

La carta la concluye con un mensaje muy claro e incisivo hacia el director del centro educativo, para que no despida a su profesora: ”¡¡¡Piensa en los demás!!! Piénsalo bien, por favor, deja a Inma en el colegio”.