Adentity

banner-cordoba-digital

Dobuss

Bebrand

Los microcréditos se están volviendo una forma muy extendida de hacer frente a situaciones como viajes extraordinarios, regalos o pagos de última hora. Esta nueva forma de préstamo online, con cantidades pequeñas y con devoluciones en plazos cerrados es cada vez más usada por los clientes españoles. Las capacidades del préstamo, la facilidad y la rapidez de su concesión son las claves que explican el éxito de portales como askfinancer.com y el boom de los microcréditos en España.

Los préstamos rápidos u online suelen ser usados por los clientes para hacerle frente a gastos extraordinarios, como puede ser el pago de una reparación, una mudanza o conseguir dinero para épocas como Navidad o verano. Las características de los microcréditos o préstamos rápidos varían entre entidades financieras, pero los aspectos importantes suelen mantenerse sin cambios. Aquí explicamos cómo se pueden definir.

Un proceso 100% online para cualquier persona física

La digitalización es la naturaleza que ha hecho nacer esta modalidad de crédito online y, como tal, se pueden solicitar en procesos que son completamente online. Con apenas una conexión a internet, el cliente podrá pedir lo que le interesa en el portal de la entidad bancaria. Rellenar un formulario será suficiente para hacer la solicitud.

Los datos personales que se piden para el crédito online pueden variar entre las distintas entidades. Sin embargo, los básicos son la inclusión del nombre completo, un documento de identidad y una cuenta bancaria en España. En este sentido, los únicos requisitos que se solicitan suelen ser contar con más de 18 años, ser una persona física y contar con una cuenta dentro del territorio español. El proveedor comprueba que la cuenta está en uso y que pertenece a una entidad situada en el Estado.

Las cantidades que se pueden solicitar online

Los créditos online son buenos para pagos extraordinarios, si bien las cantidades máximas que suelen conceder no acostumbran a llegar a los 1.000€. Es por eso que son una opción muy solicitada entre clientes que buscan hacerle frente a pagos extraordinarios, pero no se escogen para inversiones de gran calado.

La primera vez que se solicita un préstamo, 300€ es la cantidad máxima a la que se puede aspirar. Una vez que la entidad verifique el cliente es de fiar y que es posible contar con la devolución, el segundo préstamo y los posteriores pueden llegar a ser de cifras mayores. Es decir, a partir de la segunda vez que solicita un préstamo el cliente puede ascender en sus aspiraciones monetarias y solicitar hasta los 1.000€. No obstante, la concesión de una cantidad específica siempre depende de las características específicas de cada situación y cada cliente.

Conseguir dinero rápido y en plazos claros para todo tipo de clientes

Una vez se solicita oficialmente el crédito, la respuesta suele darse en un máximo que varía entre 24 y 48 horas. De hecho, si se solicita un préstamo a mediodía, es posible que hacia el final de día ya cuente con el importe en su cuenta, en caso de haber sido aprobado. La rapidez con la que se puede conseguir el dinero forma parte de las condiciones que han provocado el boom de los microcréditos en España, ya que se puede contar con ellos de la noche a la mañana. Las entidades de préstamo suelen dar respuesta incluso en fin de semana.

No obstante, tanto para el cobro como para la devolución, las condiciones de los microcréditos son férreas y están claramente explicadas de antemano.

La rigidez de las condiciones de devolución

La concesión del microcrédito siempre viene sujeta a su devolución íntegra en un período de devolución específico. Cumplir con el plazo es fundamental para no incurrir en más gastos de intereses, ya que, una vez sobrepasada la fecha, el importe aumenta. El cliente tendrá que empezar a pagar intereses, una cantidad que sube cada día, si no devuelve en el plazo exacto. Por este motivo, respetar las fechas es la mejor opción para el cliente, que debe saber que será capaz de hacerle frente a su devolución de antemano.

Además, respetar las fechas evitará problemas a la hora de intentar obtener un nuevo préstamo, ya que la entidad está en grado de saber la capacidad de cada cliente. Los tipos de interés en los que el cliente incurre tras superar el plazo establecido también figura en las condiciones del préstamo, por lo que se puede saber de qué manera subirá. Los intereses suelen ser progresivos.

Por todos estos motivos, los créditos rápidos o microcréditos se están afianzando como una fuente de financiación secundaria entre clientes de muchas procedencias. La agilidad y facilidad de las transacciones a través de internet, así como las condiciones y los plazos de devolución, son algunas de las características que definen el éxito de esta forma de obtener dinero en España.