Colegio Fray Albino.

Javier Collado

Dobuss

Redacción.- Izquierda Unida, en el Día Mundial del Medio Ambiente, le recuerda a la Consejería de Educación las propuestas que se llevan exigiendo desde la Plataforma Niñas del Sur desde hace ya dos anos, cuyo objetivo es mejorar las condiciones bioclimáticas de los centros educativos de la provincia. Medidas que se caracterizan por «apostar por la educación publica, además de ser generadoras de empleo, económicamente viables y rentables, así́ como por ejercer una importante función pedagógica, puesto que la escuela debe ser protagonista del necesario cambio de modelo energético».

Izquierda Unida tiene constancia de que los centros educativos son «grandes consumidores de energía, haciéndose urgente la inversión necesaria para la reforma integral de las instalaciones eléctricas, puesto que en la actualidad son poco eficientes energéticamente”.

La problemática del cambio climático es uno de los principales retos a los que se enfrenta la humanidad, el consumo de los combustibles fósiles es una de sus principales causas y el uso energético de forma ineficiente «un lujo que no nos podemos permitir», por eso la formación de izquierdas exige a la administración que tome la iniciativa en el cambio de modelo energético en los centros educativos públicos.

«Las temperaturas aumentan y el confort de las instalaciones educativas se resiente al no estar los centros adaptados para este cambio. Es necesario adoptar una serie de medidas que mejoren la habitabilidad de dichas instalaciones, aumenten de forma considerable la eficiencia energética y dejen de consumir energía procedente de fuentes no renovables», explica Izquierda Unida

Según el movimiento político y social, «muchos de los centros educativos son antiguos y no responden a los nuevos criterios de ahorro y eficiencia energética. Por ello, proponemos, la reforma de las instalaciones eléctricas como primera medida, el cambio de puertas y ventanas que mejoren la eficiencia energética, el entoldamiento de las ventanas que soporten mayor soleamiento, la plantación de arbolado en los patios, así́ como la instalación de colectores solares para la producción de agua caliente y de pequeñas centrales fotovoltaicas en todos los centros cordobeses y de toda Andalucía. Dicha inversión es necesaria para mejorar las condiciones de habitabilidad de los centros escolares y supondría una importante fuente de empleo ya que se crearían sobre los 3000 empleos si lo extendemos a toda la provincia, además dicha inversión se amortizaría con el ahorro en la factura del suministro eléctrico”.

Además, desde el Parlamento Andaluz y a propuesta de Adelante Andalucía se está tramitando la Ley de Bioclimatización de los colegios. Una ley que ha sido consensuada junto a las AMPAS escolares.

Las medidas que propone son las siguientes:

Medidas pasivas:

  • •Mejorar el aislamiento de paredes exteriores y cubiertas.
  • •Cambio de ventanas con simple acristalamiento por doble acristalamiento con ruptura térmica.
  • Plantación de arbolado autóctono de envergadura y hoja caduca que permita la entrada de sol y luz en invierno y proteja en verano.
  • Instalación de todos y cubierta vegetal sobre todo en las paredes orientadas al sur.
  • Instalación de toldos en las ventanas para proteger de la incidencia del sol en verano.

Medidas activas:

  • •Instalación de pequeñas centrales fotovoltaicas en todos los centros escolares de Andalucía, para el autoconsumo y como fuente de ingresos económicos por la venta de excedentes ya sea por venta directa o por el sistema de balance neto.
  • Cambio de caldera a biomasa, en los que todavía no existe.
  • •Colocación en las aulas de termómetros e instalación en los radiadores de válvulas termostáticas que permitan regular la temperatura.
  • Cambio de las instalaciones eléctricas adecuadas a la potencia necesaria en cada centro.
  • Cambio de luminarias ineficientes por otras que lo sean, por ejemplo, sustituyendo la iluminación fluorescente por sistemas LED.
  • Concienciación de profesorado y alumnado de la necesidad de colaborar en el ahorro energético, por lo que debe ser responsabilidad común el poner medidas para no derrochar el calor o el frio ni mantener la iluminación artificial cuando no sea necesaria.
  • Instalación de sistemas solar para agua caliente sanitaria en aquellos centros que la necesiten y de apoyo al sistema de calefacción.