Imagen: Efe

Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

Juan Manuel Calderón, primo de José Antonio Reyes, permanece en estado grave en el hospital. El único superviviente salió, de hecho, casi ileso del fatal accidente, pero sufrió graves heridas al tratar de sacar del vehículo a sus dos familiares, Jonathan Reyes y el propio futbolista.

Calderón, de 22 años, salió despedido en el momento del choque, por lo que no sufrió los impactos del vehículo durante los cerca de 200 metros que dio vueltas de campana sin control.

Recorrió esa distancia para llegar al vehículo en llamas y tratar de auxiliar a las dos víctimas. Su gesto en el momento de ver que sus dos primos permanecían en el coche fue de héroe. Entrar para rescatarlos. Y fue en ese momento en el que el coche explotó provocándole quemaduras en el 60% del cuerpo. 

El director general de Tráfico en funciones, Pere Navarro, ha confirmado este martes que el accidente se debió a un exceso de velocidad, aunque no ha precisado cuál porque la investigación aún se está ultimando.

El siniestro tuvo lugar sobre las 11:40 horas del pasado sábado en el kilómetro 18 de la A-376, en dirección a Utrera, en el término municipal de Alcalá de Guadaíra (Sevilla). El informe preliminar en manos del juez que investiga el caso del accidente establece que se produjo a consecuencia de una distracción o despiste, un «fallo humano» del futbolista.

Según la información que obra en manos del juez encargado de la causa, el vehículo que conducía Reyes presumiblemente a gran velocidad, por determinar, chocó con las protecciones laterales de la calzada, con el posterior reventón de la rueda delantera derecha y el desplazamiento 200 metros de la zona asfaltada.