Javier Collado

Dobuss

Elena Páez. Son 34 editoriales españolas de libros de texto -entre ellas las gallegas Xerais, Xerme y Obradoiro- y la asociación que las representa (Anele) las que han sido multadas por Competencia por pactar la estrategia comercial de sus productos y fijar el precio en el libro de texto digital. Y la multa ha sido cuantiosa: casi 34 millones de euros (33,8). Desde Anele se ha recibido la noticia de la sanción con estupefacción y ya ha anunciado el correspondiente recurso.

Competencia investiga a las editoriales por pactar el precio de los libros de texto

La Comisión Nacional del Mercado de la Competencia (CNMC)considera que tanto las editoriales como Anele han creado «un mecanismo para restringir políticas y condiciones comerciales», tras una denuncia presentada por otra editorial, Vicens Vives. La unificación de la estrategia comercial, dicen desde la CNMC, consiste en una serie de acuerdos vinculados al Código de Conducta de las empresas del sector desde el 2012 que, a pesar de su nombre, dice la CNMC, supuso restringir la competencia en la prescripción de libros de texto no universitarios por parte de los centros educativos solo con una finalidad económica; por ejemplo, se entregaba materiales informáticos (pizarras digitales, cañones de proyección, ordenadores portátiles…), «para reducir y eliminar aquellos elementos que introducían competencia en la prescripción de libros de texto». La resolución continúa explicando: «Bajo el paraguas de este Código, ha quedado acreditada la existencia de métodos de castigo a las editoriales que no cumplían con los acuerdos, aunque voluntariamente no se hubieran adherido al Código de Conducta. Anele envió cartas a competidores y a los centros educativos, incluyendo amenazas de denuncias».

La CNMC acredita la implicación de 3 empresas del grupo Edelvives, 6 del grupo editorial Anaya (entre ellas, la gallega Xerais), otras 6 del grupo SM (como Xerme Edicións), 7 empresas del grupo Santillana (incluida la empresa Obradoiro) y 2 del grupo editorial Bromera. Además de Ediciones Bilingües, Edebé, Editex, Ediciones Laberinto, MacMillan, Mc Graw Hill, Oxford University Press, Pearson Educación y la editorial Teide. A todas ellas hay que añadir la responsabilidad que recae sobre la asociación Anele. En total, por este capítulo se han sumado multas por valor de 32,4 millones de euros

La segunda infracción que recoge Competencia es el pacto de determinadas editoriales para fijar el precio y condiciones comerciales del libro de texto digitalalcanzado entre Anele y diez editoriales, que en total supone una multa de casi 1,5 millones de euros.

Por su parte, La Asociación Nacional de Editores de Libros y Material de Enseñanza (Anele), recibió con «estupefacción» esta resolución que «valida prácticas que podrían dar lugar a situaciones de soborno y corrupción en la selección y prescripción de libros de texto». Para ellos ninguno de los sancionados «han incurrido en prácticas contrarias a la competencia» por lo que «consideran la sanción arbitraria e injusta e interpondrán el correspondiente recurso contencioso-administrativo ante la Audiencia Nacional», añade en un comunicado.

La asociación de editores explicó igualmente que este Código de Conducta es un «pacto de integridad» para «mejorar la transparencia y garantizar que se seleccionan los mejores recursos, de mejor calidad y al mejor precio».